Mundo deportivo

Froome, el hombre a batir
29 de Junio de 2013


Colombia centra sus esperanzas de gloria en el Tour de Francia 2013 en dos hombres, el boyacense Nairo Quintana (Movistar) y el sucreño José Serpa (Lampre), quienes ya saben lo que es batallar contra los mejores del pelotón mundial.



Alberto Contador ostenta en su palmarés dos títulos (2007 y 2009) en la “grande boucle”, además triunfó en el Giro de Italia 2008 y en la Vuelta a España 2008 y 2012.

EFE


El esperado duelo entre el español Alberto Contador (Saxo Tinkoff) y el británico Chris Froome (Sky) ilumina el Tour de Francia 2013, que se lanza hoy en la inédita Córcega y finalizará el 21 de julio en París, y que incluye en su recorrido cuatro metas en alto y tres contrarreloj, una de ellas por equipos.


Contador regresa motivado después de un año de sanción, y el madrileño se ha encontrado con la etiqueta de favorito en la espalda del que será su enemigo a batir: el británico de origen keniano Chris Froome, segundo el año pasado, casi imbatible este curso y rodeado de un poderoso equipo que le defenderá sin reservas en ausencia de Bradley Wiggins, el último campeón.


Los resultados de Froome asustan. Ganó el Tour de Omán, el Criterium Internacional, el Tour de Romandía y el Dauphiné (le endosó 2.40 minutos a Contador), y fue segundo en la Tirreno. “Nervioso, pero confiado”, ha adquirido experiencia en grandes vueltas y sin necesidad de frenar en la montaña para esperar al jefe de filas, tiene el Tour entre ceja y ceja y considera que ha llegado su momento.


Pero Contador, que no acusa ser desplazado como cabeza de cartel, anuncia “un Tour más movido que el anterior”. El madrileño no se ha prodigado en competiciones y ha centrado toda su preparación para la reconquista del Tour. Apunta a la tercera y decisiva semana y su preparación fue milimétrica. Asegura que llega a la salida “al noventa por ciento”.


Otros candidatos


En la segunda línea de favoritos aparecen nombres españoles. Alejandro Valverde (Movistar) y Joaquim “Purito” Rodríguez (Katusha). Junto a Contador formarán un bloque a tener en cuenta. Cada uno hará su carrera, pero las alianzas pueden surgir en carretera.


El murciano contará con un escudero de lujo, tal vez una segunda baza en su equipo, como el colombiano Nairo Quintana, de quien se esperan maravillas en las etapas de montaña.


Valverde acude en su plena madurez y su idea es luchar por el podio, no solo por un triunfo de etapa. Lo mismo ocurre con “Purito”, habitual en los podios de Giro y Vuelta, pero con la confirmación del Tour pendiente. 


Entre las incógnitas se incluyen otros nombres ilustres, como Cadel Evans (BMC), ganador en 2009, el luxemburgués Andy Schleck , dos años casi desaparecido, y el australiano Richie Porte, compañero de Froome y vencedor de la París Niza.


En el duelo entre velocistas se batirán el británico Mark Cavendish (Omega) y el eslovaco Peter Sagan (Cannondale), quienes se podrían enfundar hoy el primer maillot amarillo.


El Tour no empezaba sin prólogo desde 1996, lo que representa una oportunidad única para los sprinters, que desde 1966 no han sido los encargados de estrenar la prenda dorada que distingue al líder. En aquella edición el honor lo tuvo el alemán Rudi Altig.


Aparte de los señalados, también buscarán su momento de gloria el alemán André Greipel (Lotto), los australianos Matthew Goss y Simon Gerrans, el surafricano Daryl Impey, el francés Nacer Bouhanni y el español José Joaquín Rojas (Movistar).



Favorito al título de la montaña

EFE


Nairo Quintana sabe que sobre sus espaldas reposan buena parte de las esperanzas del ciclismo colombiano que sueña con igualar las gestas del pasado, pero el ciclista del Movistar repite que debutará en el Tour de Francia para aprender y ayudar al español Alejandro Valverde.


“Lo más importante es venir a aprender todo lo que se pueda y luego ayudar a Valverde. Según se dé la carrera aprovechar alguna victoria de etapa o lo que se vaya presentando pero sin interrumpir los objetivos del equipo”, afirma, humilde, el ciclista de 23 años, que hoy, cuando comience el Tour en la ciudad corsa de Porto Vecchio, cumplirá un sueño de niño.


Sus dotes de escalador, sus buenos resultados, en particular la victoria en la Vuelta al País Vasco de este año, pero también el Tour del Porvenir en 2010 o la victoria en la etapa reina de la Dauphiné del año pasado, le convierten en uno de los candidatos a reventar el pelotón cuando la carretera se ponga cuesta arriba.


El equipo Sky, el más potente de la carrera y el que tiene al gran favorito, el británico Chris Froome, lo señaló como uno de los principales rivales en la montaña y el director del Tour, Christian Prudhomme, lo marcó como un claro candidato al maillot de puntos rojos de rey de la montaña. “El retorno de los colombianos es más impresionante de lo imaginado. Es la leyenda de los escaladores y creo que todos aquellos que quieran ganar el maillot de la montaña deberán enfrentarse a Quintana”, aseguró el responsable de la carrera.




“Yo no inventé el dopaje”

EFE


“Ganar el Tour de Francia sin doparse es imposible”, según el exciclista estadounidense Lance Armstrong, quien aseguró al diario francés “Le Monde” que no se considera el “inventor” de esa práctica. 


“Es imposible ganar el Tour de Francia sin doparse. Porque el Tour es una prueba de resistencia en la que el oxígeno es clave”, declaró Armstrong.


“De acuerdo con que se borre mi nombre del palmarés, pero el Tour se celebró entre 1999 y 2005, ¿verdad? Pues tendrá que haber un ganador. ¿Quién es? Nadie se ha presentado para reclamarme mis maillots”, aseguró. 


“Yo no inventé el dopaje, simplemente participé en el sistema”.


“Nunca tuve miedo de los controles antidopaje. Nuestro sistema era muy simple y no tenía riesgos. Me daban más miedo las aduanas y la Policía”, afirmó el norteamericano.


Y en cuanto al exciclista francés Laurent Jalabert, de quien la Comisión de Investigación Senatorial sobre la eficacia de la lucha contra el dopaje en Francia reveló que se dopó en el Tour de 1998, Armstrong indicó: “Con todo el respeto que le debo, está mintiendo”, al recordar que el corredor galo lo ha negado.


Por su parte, el irlandés Pat McQuaid, presidente de la UCI, negó ayer “categóricamente” en un comunicado que las declaraciones de Lance Armstrong sean ciertas, y añadió que “no ayudan en absoluto al ciclismo”.