Mundo deportivo

A new dynasty appears
Asoma una nueva dinastía
22 de Junio de 2013


Nada detuvo el juego arrollador del alero LeBron James, que dejó atrás todas las dudas sobre su posible legado en el deporte del baloncesto, al lograr su segundo título consecutivo de liga con los Heat de Miami, que el jueves anterior derrotaron 95-8


Foto: EFE 

El rendimiento en el campo de LeBron James estuvo muy por encima de lo que hizo en el 2007, año en el que fue líder de los Cavaliers de Cleveland y sufrió la gran frustración de perder por barrida de 4-0 sus primeras Finales de la NBA que disputaba, precisamente ante los Spurs.

 EFE 


LeBron James se reivindicó como el profesional que perdió con los Cavaliers la final del 2007 y al que sus críticos cuestionaban por su flojo rendimiento en las instancias decisivas, sacó pasta de grande, mejoró en todas las facetas del juego y cumplió lo que dijo antes de iniciarse la serie por el título, al insistir en que era mejor jugador que en el 2007.


“No ha quedado ninguna duda que soy mejor jugador y llegué a Miami para lograr títulos, como el que hemos alcanzado, segundo título consecutivo en tres temporadas, lo máximo que podía pedir”, comentó James, que además recibió también el premio de Jugador Más Valioso (MVP). “Es lo último que uno sueña conseguir”, dijo. 


“Mi responsabilidad es apoyar siempre a mis compañeros y seguir por el camino del triunfo cuando iniciemos de nuevo la competición el próximo año, lo que significa que en mente tenemos que defender al máximo el título de campeones”, subrayó James.


Nadie dentro de la organización de los Heat, comenzando por el presidente Pat Riley, el que hizo posible que en la temporada del 2011 James llegase a la franquicia para convertirla en una nueva dinastía, duda que ese objetivo no se pueda cumplir si James sigue creciendo como jugador y persona.


“Es su gran momento”, destacó el entrenador de los Heat, Eric Spoelstra. “Siempre surge cuando más se le necesita y la competición está más difícil”.


Ahora los Heat ya tienen tres títulos en su poder, dos conseguidos con James, que le dan toda la confianza que puede ganar bajo presión y que su legado como estrella está asegurado, al margen de lo que pueda pasar a partir de ahora.


“Nuestra meta será mejorar como equipo”, destacó Spoelstra. “Sabemos que si logramos ese objetivo los triunfos también estarán ahí, pero como ha quedado demostrado hay que conseguirlos en el campo”.


James está listo para el próximo reto deportivo, que no será otro que convertir a los Heat en la cuarta dinastía de la NBA, y eso significa que al menos tendrán que ganar dos títulos más de liga.


La misión no será fácil, pero con “King” James, el mejor jugador del mundo en sus filas, si decide continuar con ellos, la meta será posible de alcanzar y por eso en Miami ya se habla de dinastía.



James y Jordan

LeBron James se unió a Bill Russell y Michael Jordan como los tres únicos jugadores que han conseguido ganar el premio de MVP de la liga y de las Finales de la NBA en temporadas consecutivas, mientras que Larry Bird también consiguió en dos ocasiones la misma distinción, pero en años separados (1984 y 1986).


La estrella de los Heat, que ha comenzado a ser comparado con Jordan, ante la posibilidad que supere al legendario exjugador de los Bulls de Chicago, impresiona con su palmarés de cuatro premios MVP de liga, dos de las Finales y dos títulos en diez temporadas de profesional.


Jordan tenía 34 años cuando completó diez temporadas de profesional y había conseguido tres premios de MVP de liga, tres de las Finales y tres títulos de campeón.