Economía

And the banana industry strike was warded off
Y se conjuró la huelga bananera
20 de Junio de 2013


En la madrugada de ayer miércoles, trabajadores e industriales bananeros del Urabá lograron impedir la huelga y acordaron una nueva convención colectiva de trabajo.


Foto: Esneyder Gutiérrez Cardona 

El ministro de Trabajo, Rafael Pardo (centro), y los representantes Efraín Rodas (der.), por parte de Augura, y Guillermo Rivera (izq.), por parte de Sintrainagro, firmaron el acuerdo y expresaron su satisfacción por haberlo alcanzado sin necesidad de ir al cese de actividades. 

Ángela Agudelo


Se llegó la medianoche y la madrugada pintaba incierta para el Urabá antioqueño. Pero prevaleció la voluntad de las partes y finalmente, a las 2:00 de la mañana de ayer, se conjuró la huelga decretada por el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Industria Agropecuario (Sintrainagro), a las 11:19 de la noche del martes.


“A esa hora salimos a llamar a los trabajadores para decirles que había que ir a trabajar a las plantaciones nuevamente, porque llegamos a un acuerdo”, dijo Guillermo Rivera Zapata, presidente de la organización sindical.


El dirigente hablaba así ayer al mediodía, minutos después de haber viajado desde Urabá para firmar con el ministro de Trabajo, Rafael Pardo, y los representantes de la industria y los trabajadores, la nueva convención colectiva de trabajo.


“La gente salió muy contenta a trabajar. Todo el mundo está feliz; trabajadores, comerciantes, transportadores y la misma Gobernación, pues logramos evitar una huelga que no beneficiaba a nadie”, expresó Rivera Zapata, al resaltar que “nos la hemos jugado por la concertación laboral, por la paz y el desarrollo social”.


La huelga solo duró una hora, pues en virtud de la intervención del representante del Ministerio de Trabajo y de que las partes aún no se habían retirado, los negociadores pudieron llegar a un arreglo y acordaron un incremento del 4 % al salario de los trabajadores en el primer año.


“Luego de un análisis muy concienzudo, les dijimos a ellos (los empresarios) súbanse ustedes y nosotros nos bajamos al 4 %”, recordó Luis Enrique Valverde, fiscal de la junta directiva de Sintrainagro. La organización pedía subir el salario 4,5 %, mientras que los empresarios tenían una contrapropuesta del 3,44 %.


70 días de negociación


El dirigente recordó que desde el 11 de abril se había presentado el pliego de peticiones laborales y sociales de los 18.000 trabajadores del sector bananero, pertenecientes a 288 fincas, en los municipios urabaenses de Apartadó, Carepa, Chigorodó y Turbo.


“Pudimos llegar a un acuerdo después de 70 días de negociación; logramos mantener lo que tenemos en las convenciones y hacer los ajustes”, dijo Rivera Zapata.


Entre los puntos acordados, destacó la defensa de los derechos de 4.500 obreros que solo hacen labores de empaque de la fruta de exportación. “Estos trabajadores venían trabajando dos o tres días a la semana y otras veces no los convocaban. Hoy ya es una obligación, por el acuerdo, mantenerles el empleo”, dijo.


Además del incremento salarial del 4 %, en el primer año de la Convención e igual a la inflación (IPC) para el segundo año, se acordó fortalecer los fondos sociales. El de Vivienda tendrá un aporte de $75.000 por hectárea de banano sembrada, mientras que el Fondo de Educación, Recreación y Cultura contará con $700 millones.


También se acordó una compensación económica de $300.000 para cada trabajador afiliado a Sintrainagro, por el salario que dejaron de percibir durante el tiempo entre el vencimiento de la convención anterior (del año 2009) y la firma de la nueva; al igual que mejoras en aspectos de seguridad social.


Tanto el ministro como los negociadores resaltaron un nuevo acuerdo de productividad, según el cual empresarios y trabajadores buscarán conjuntamente cómo hacer mejorías a la productividad del sector. 


“Los diseños laborales, la parcela y todo lo que está implícito en el acuerdo es la búsqueda de productividades en la zona de Urabá que se han perdido”, afirmó Efraín Rodas, representante de la Asociación de Bananeros de Colombia (Augura).


La reunión para la firma de la nueva convención colectiva duró un poco más de una hora y tuvo como testigo al ministro de Trabajo, Rafael Pardo, quien manifestó su complacencia por el modelo de relación sindical-patronal  que se ha logrado desarrollar de una manera constructiva en esta región antioqueña.


“Esta negociación, que se cumplió en los términos de ley, genera paz laboral y estabilidad económica, y es garantía para que una región como el Urabá antioqueño pueda seguir creciendo y prosperando”, concluyó.



Un acuerdo que beneficia a todos

El nuevo acuerdo entre empresarios y trabajadores del banano en Urabá, beneficia no solo a los bananeros sino también a los comerciantes, a los plataneros de exportación (que dependen del movimiento de los barcos que recogen el banano en sus contenedores junto con el plátano) y a los transportadores, según Guillermo Rivera, presidente de Sintrainagro.


"La huelga iba a perjudicar a mucha gente en la zona de Urabá. Hoy estamos dispuestos a trabajar no solo por este acuerdo sino por la región", dijo.


Los negociadores crearon una comisión permanente, conformada por los empresarios y el sindicato y que espera tener la vinculación del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, para hacerle seguimiento al acuerdo convencional y a los acuerdos de productividad.




Aporreados por la crisis

Además de la crisis económica mundial, que afectó la demanda de la fruta en los mercados externos, la agroindustria bananera ha sido aporreada por la devaluación del dólar.


“Hace diez años teníamos un dólar de $3.000 y hoy lo tenemos de $1.900. Hemos ganado $100 en los últimos dos meses, pero no podemos olvidar los $1.100 que hemos perdido en los últimos diez años”, afirmó Efraín Rodas, directivo de Augura.


Agregó que el sector también viene de una ola invernal y los resultados productivos no han sido los más favorables. “Con todos estos acuerdos esperamos poder atender las fincas con mejores niveles de productividad y que los trabajadores nos devuelvan este esfuerzo de concertación, con su compromiso y con lo que saben hacer”, indicó.


La industria exporta 438.000 cajas semanales de banano, especialmente al mercado de la Unión Europea.