Política

Alfredo Garay
Autor: José Ignacio Mejía / Nacho
19 de Junio de 2013


Dos muy interesantes novedades por el Área Metropolitana del Valle de Aburrá.

Alfredo Garay


Dos muy interesantes novedades por el Área Metropolitana del Valle de Aburrá. Alfredo Garay es un arquitecto y catedrático de la Universidad de Buenos Aires y vinculado a la Corporación Antiguo Puerto Madero, encargada de la transformación de la zona del puerto en Buenos Aires, Argentina. Pues será el invitado internacional que abrirá las mesas de trabajo sobre los grandes proyectos urbanos, con alcaldes y funcionarios metropolitanos, que realizará el Área Metropolitana del Valle de Aburrá, a cargo del médico y político en receso, Carlos Mario Montoya, entre hoy y el sábado. Se hará un profundo estudio a proyectos de ciudad como el Parque Vial del Río Medellín, la Centralidad Sur, la Centralidad Norte y el diseño e implementación del Cinturón Verde Metropolitano. Además de Garay, participarán servidores del Área Metropolitana, miembros de la Dirección de Planeación de Medellín y equipos de los municipios adscritos a esa entidad.


Red Metropolitana


Y la segunda noticia es que la Junta Metropolitana votó afirmativamente el proyecto de acuerdo metropolitano que permite la creación y conformación de la Red Metropolitana de Salud en la subregión del Valle de Aburrá, la primera de su tipo en Colombia. Será un órgano de gobernabilidad conformado por once miembros y hará seguimiento a este esfuerzo institucional e integrador que lidera el Área Metropolitana del Valle de Aburrá. Esta Red Metropolitana de Salud es una de las siete líneas estratégicas del Plan de Gestión Pura Vida 2012-2015, que comenzó el 28 de agosto de 2012 con la fase de estructuración, generación de confianza y asociatividad con el apoyo de la Cámara de Comercio de Medellín para Antioquia. Y es hoy una política pública de región gracias a la firma del Acuerdo Metropolitano.


Luis G. Martínez


Conversando ayer por teléfono con el candidato a la Cámara por el partido de la U, Guillermo Palacio Vega, sobre las últimas novedades de su campaña, reveló que acaba de adherir a su tendencia dentro del Partido de la U, al exdiputado y excandidato a la Cámara en el 2010, cuando sacó trece mil votos, Luis Gonzalo Martínez, quien no solo apoyará a Palacio, sino también a su fórmula electoral al Senado, Mauricio Lizcano, quien busca su reelección en ese cuerpo legislativo. Y a mediano plazo seguirá derecho para trabajar por la aspiración a la Gobernación de Antioquia de Augusto Posada.


Empleo de choque


Tras su aspiración en el 2010 a la Cámara, Luis Gonzalo Martínez se vinculó a Corantioquia y en los últimos seis meses estuvo al frente del programa presidencial de Santos en el campo de la prosperidad social en los departamentos de Antioquia, Córdoba, Sucre, Bolívar y César para brindar empleo de choque y cursos de capacitación a personas que laboraron con contratos de seis meses en la atención de la emergencia invernal que azotó al país en el 2011 y 2012. La meta en Colombia era generar cincuenta mil empleos de emergencia y en la zona de Martínez el tope fue diez mil. Ahora se encuentra en receso mientras arrancan nuevas estrategias del programa de la prosperidad social.


De Palacio


Entre tanto, el aspirante a la Cámara, Guillermo Palacio, informó que de su equipo político dentro de la U ya hacen parte los alcaldes de Chigorodó, El Retiro y Venecia, que hacían parte de la tendencia, también dentro de la U, del senador Juan Carlos Vélez. Y añadió que una vez su jefe político, el representante a la Cámara, Augusto Posada, termine su gestión como presidente de esa corporación legislativa, se vincule de lleno como jefe de debate de las aspiraciones al Congreso en el 2014 de Mauricio Lizcano y la suya. Y me voy a cortar las venas porque no he vuelto a saber nada de nada de la encantadora colombo-española Lina García. Tres avisos en La Maestranza. Ole. 


Solo propuesta


El diputado conservador David Jaramillo reiteró que junto a sus dos colegas Jaime Cano y Bayron Caro no han definido todavía la forma como se distribuirán los votos de apoyo de ellos tres a los dos candidatos a la Cámara por el acuerdo Medellín – Itagüí, Nicolás Albeiro Echeverry y Horacio Gallón. Jaramillo dijo que en su caso, lo único que tiene hasta ahora es su propuesta que la votación de los tres diputados en el Valle de Aburra, sin incluir a Medellín, sea para Echeverry, y la de por fuera de esta subregión sea para Gallón. Sobre Medellín dijo que por su complejidad debe ser  una zona para los dos aspirantes.


Desde España


Desde la otra orilla del charco nos escribió el abogado y político antioqueño Javier Rodas. Ratificó que la  vertiente política que representa dentro del Partido de la U apoyará la candidatura a la Cámara del actual congresista Elkin Ospina. Para el Senado dijo que no han decidido ningún apoyo, pero no votarán por la reelección de Mauricio Lizcano y que eso sí está muy claro. Rodas anda por España terminando una maestría en argumentación jurídica en la Universidad de Alicante con el maestro Manuel Atienza. Finaliza estudios a comienzos de julio y en los treinta días que lleva por esas tierras de Cervantes, dice, lee a diario a Panorama Político. Suerte. Y recordó que sacó 3.248 votos en los pasados comicios para el Concejo de Medellín.



Residentes en el exterior con dos curules

Hasta el domingo pasado, la Cámara de Representantes estaba compuesta por 166 miembros, 161 elegidos por circunscripción territorial (por departamentos y por el distrito capital) y los cinco restantes a través de circunscripciones especiales: dos para las comunidades negras, uno para los indígenas, uno en representación de los colombianos residentes en el exterior y uno para minorías políticas.


Pero ese mapa cambió en la noche del pasado lunes al desaparecer mediante acto legislativo la curul de las minorías políticas y crearse un segundo escaño para los colombianos residentes en el exterior.


En efecto, con 53 votos a favor en la plenaria  del Senado, se aprobó la enmienda doce de 2012, que otorga una segunda curul a los colombianos que viven en el exterior.


Este acto legislativo reformó el Artículo 176 de la Constitución, al asignar la curul de las minorías políticas a los colombianos que viven fuera del país, que quedarán con dos curules.


En las tres últimas elecciones al Congreso, la curul de minorías políticas no ha sido ocupada en permanencia, ya que las condiciones exigidas por la ley no se cumplen fácilmente por los partidos o movimientos que se han considerado minoría política.


Para el senador Juan Manuel Galán, coordinador ponente, este acto legislativo contribuye a la materialización de los valores y principios constitucionales de la democracia participativa, el pluralismo y la igualdad.


“Solo podrá hablarse de una verdadera democracia, representativa y participativa, en la medida en que las diversas fuerzas que conforman la sociedad, incluidos los grupos sociales minoritarios, como son los colombianos residentes en el exterior, participen en la adopción de las decisiones que les conciernen a todos”, dijo el senador liberal.


Durante muchos años, el papel del Estado colombiano frente a sus connacionales en el exterior se ha limitado a los trámites consulares, a visitar los presos en las cárceles, y a celebrar las fiestas patrias. Solo con la Carta Política de 1991 se plantearon algunos lineamientos para proteger al migrante colombiano. Una forma de incentivar la participación y auspiciar el sentido de pertenencia de los colombianos residentes en el exterior, es dándoles la oportunidad de que tengan mayor representatividad en el órgano legislativo del poder público. El hecho de pasar de un representante a dos, mejora su participación y les da una mayor representatividad.


Los connacionales residentes en el exterior constituyen una inmensa minoría política, y en la actualidad padecen de una gravísima sub-representación, toda vez que son más de 4,5 millones, equivalentes al 9 % de la población colombiana total. Hoy es indudable el significado de los colombianos residentes en el exterior, tanto por su peso demográfico como por su valor económico, como quiera que las remesas se aproximan a los cinco mil millones de dólares al año, según datos del Dane.