Fútbol en el Mundo

Newells acertó en los penaltis y es semifinalista
29 de Mayo de 2013


Newells Old Boys se clasificó hoy semifinalista de la Copa Libertadores al superar en los penalties al Boca Juniors. Juan Román Riquelme falló un penalti y el portero Nahuel Guzmán paró dos.


EFE


El Newells Old Boys se clasificó hoy semifinalista de la Copa Libertadores al igualar a cero con el Boca Juniors y superarle en los penaltis por 10-9, tras un partido que dominó sin lograr fisuras en el cerco defensivo auriazul.


En una tensa tanda de penaltis en la que se resolvió la eliminatoria tras la ineficacia goleadora de ambos equipos en 180 minutos de juego, el astro del Boca Juniors, Juan Román Riquelme, falló un penalti y el portero local, Nahuel Guzmán, paró dos.


La clasificación premia al mejor equipo argentino de la temporada, que además lidera la Liga un año después de penar en los puestos del descenso, con el entrenador Gerardo Martino como el principal factor de esa remontada.


El equipo rosarino dominó buena parte del primer tiempo con una consistente elaboración del juego apoyado en Lucas Bernardi y Pablo Pérez, ante lo cual los boquenses respondieron con solidez para el corte aunque sin demasiadas posibilidades de ataque.


Riquelme careció de tiempo y espacio para señalar la salida al Boca Juniors y en el otro extremo del campo los locales Maxi Rodríguez, Víctor Figueroa e Ignacio Scocco no alcanzaron a capitalizar el control del partido que sus medios ejercían a sus espaldas.


En ese contexto, el choque se hizo cada vez más previsible, ambos llegaban hasta donde podían, ahorraron esfuerzos y el dominio del Newells fue cada vez menos profundo y la falta de sorpresa terminó de alejarlo del área de un tibio Boca Juniors.


En el segundo tiempo la formación de Gerardo Martino intentó instalarse en el campo rival y presionó con dinámica, pero en la primera ocasión que tuvo el Boca Juniors el punta Nico Blandi remató de cabeza directo a la meta de Guzmán a los 52 minutos y se interpuso Milton Casco, que rechazó oportunamente.


Riquelme se puso el equipo a hombros, generó tres situaciones de gol consecutivas y dio una asistencia a Blandi, que estrelló la pelota en un poste con un cabezazo a los 57. De inmediato el Boca Juniors se quedó con diez jugadores por la expulsión del lateral Clemente Rodríguez por una falta y exceso verbal.


El partido se calentó y por superioridad numérica el Newells multiplicó su presión sobre el área rival, aunque sin claridad frente a un conjunto boquense replegado.


No hubo caso, el cero era inamovible, como lo fue el de la semana pasada en "La Bombonera". Los penaltis clasificaron al Newells Old Boys.