Columnistas

¡Buenos días atributos!
Autor: Mariluz Uribe
26 de Mayo de 2013


Oigo y veo aquella propaganda de TV donde aparecen dos chicos hablando. (No pude ver si tenían “atributos”) Y pregunta uno: -“¿Qué es lo primero que Ud. le mira a una mujer?” – “El volumen...”

Oigo y veo aquella propaganda de TV donde aparecen dos chicos hablando. (No pude ver si tenían “atributos”) Y pregunta uno: -“¿Qué es lo primero que Ud. le mira a una mujer?” – “El volumen...” contesta el segundo. –“¿Atrás o adelante?” Insiste el otro- “Atrás y adelante”. Termina el probable “víctimo” de los volúmenes.


La chica se pavonea, las amigas la envidian (¿?) Miro y pienso: Si a una la van a querer por el volumen, y el volumen aumenta o desaparece ¿pasará lo mismo con el amor que le tienen, aumentará o desaparecerá? Creo que el mejor novio  sería un neurólogo con aparaticos y todo, a ver si más bien le mira a una lo que tiene dentro del cerebro. ¡De pronto encuentra algún atributo para atribuirnos!


Me gustó la época del “talego”, no hace ni tanto. ¿Se acuerdan? Algo como una funda de almohada con roto para sacar la cabeza y listos, y eso era de  Lanvin, Courrèges, Patou, Dior... nada de bobaditas en almacenes al por mayor. Quedaba uno elegantísimo, era como una adivinanza y hasta podía dar sorpresas. 


Hace ya rato le tocó a mi madre la moda de los rugientes años 20, la de las liberacionistas, nada por delante y nada por detrás. El advenimiento de Coco Chanel que no solo cortó las cabelleras y puso trabilla a los zapatos, sino que acortó las faldas y botó los corsés aprietacinturas que hacían desmayar a las vanidosas, menos mal que entonces era chic desmayarse, le llevaban sales, le quitaban la peineta y le desabrochaban lo que hubiera. Interesante, ¿no?


Esto de los años 20, se puede apreciar en la clásica y bella  película WBajo el cielo antioqueño” de don Gonzalo Mejía, donde actúa inclusive su esposa. Ya les hablaré de esto  pues di una charla en “La Casa de Antioquia” en Bogotá, contando con la presencia de Eduardo Goes y de María Emma Mejía.


Si a una la van a querer  por los “atributos”,  pues que se lleven los atributos, muy fácil ahora que hay tantos disponibles. Y, cómo distinguir un atributo falso de un atributo natural: si se queda paradito cuando la victimaria se acuesta sobre su espalda... Y no se aplana ni se escurre suavemente hacia los lados, es acrílico, polímero, etc. Pero si hay sensibilidad, ¡OK!


Y ahora hay quien no puede embarazarse del hombre que ama no va y pierda algún atributo X, y entonces usa una barriga ajena. “On aura tout vu”, como dicen los franceses cuando lo han visto todo.


No olvido el día en que entrando a cine con un amigo, este vio llegar a una modelo famosa por sus atributos, y casi se cae (del tropezón) por mirar hacia atrás lo de adelante, aunque ella misma había dicho en la prensa que sí que claro que se había puesto aquello, por conveniencia o algo así. 


Por algo los libros que leíamos en la infancia se llamaban de ciencia ficción, y ahora nos tocó vivirla. Voy a pensar bien algo que pueda fingir elegantemente. Y que me ayuden los ángeles que ni se ponen ni se quitan, ni se les ve nada. Y a propósito, recuerden, la oreja es un órgano sexual que hay que cubrirse en la iglesia porque María fue fecundada por las palabras del arcángel, berraquito o verraquito el alado,  y ella con su túnica no estaba mostrando nada.  ¡O sea que lo importante no viene a ser mostrar, sino tal vez demostrar! Así que a buscar túnica muchachas, porque en todo caso mejor un ángel que un diablo, con el que de pronto acaba una calentándose, pero entre una paila. 


Termino con una frase de Adela Micha, famosa locutora mexicana que escribe: ¨No quiero ser una mujer moderna: No aguanto más ser obligada al ritual diario de estar flaca como una escoba, pero con tetas y trasero durito y bien parado, para lo cual tengo que matarme en el gimnasio, además de morirme de hambre, ponerme hidratantes... etc. etc. ¨  ¡Búsquenla!