Fútbol en el Mundo

History’s most expensive
El más costoso de la historia
25 de Mayo de 2013


La venta de James Rodríguez, por 45 millones de euros al Mónaco, coloca al colombiano entre los mejores negocios realizados por el Oporto en su historia, dado que deja en las arcas del club tres veces más dinero del que costó.



James Rodríguez estará acompañado en Mónaco de su compañero Joao Moutinho, quien también fue vendido, pero por 25 millones de euros. 

Archivo

EFE 


Apodado el “Bandido” por el pavor que crea en las defensas contrarias, el colombiano James David Rodríguez Rubio (Cúcuta, 1991) fichó por el Mónaco a cambio de 45 millones de euros después de tres exitosas temporadas en el Oporto, en el que pulió su talento y aprendió a competir al más alto nivel.


Admirador del legendario Carlos Valderrama y de Cristiano Ronaldo, al que le compararon en sus inicios por su capacidad de desborde, James ha cerrado su ciclo en Portugal convertido en un completo futbolista que destaca tanto en su faceta asistente como goleadora gracias a su excelente técnica y visión de juego.


El joven colombiano, mejor jugador de la Liga portuguesa en agosto y septiembre del 2012, promediando cerca de ocho pases de gol en las últimas dos temporadas ha superado la decena de tantos en el mismo periodo.


Dueño de una precisa zurda, el exfutbolista del Envigado Fútbol Club y el Banfield argentino puede actuar en los dos flancos del ataque, aunque tiene preferencia por ocupar el espacio de la media punta, donde consigue combinar con más asiduidad con la delantera y los volantes.


Títulos y buenos recuerdos 


Ganador de tres campeonatos (2011, 2012 y 2013) y una Liga Europa (2011), entre otros trofeos, James creció en su primera temporada bajo los consejos de André Villas-Boas.


El actual entrenador del Tottenham le relegó a la suplencia en sus primeros meses en Portugal como parte de un plan de adaptación al exigente balompié europeo. Desde la mitad de temporada del 2010-2011, James empezó a despuntar y finalizó la temporada como titular habitual.


En la memoria de los aficionados del Oporto quedará su crucial papel en la victoria liguera ante el Benfica en marzo del 2012, esencial para que el club norteño acabase por ganar el título de liga de ese año.


James, que regresó a Portugal unas horas antes del partido después de un largo viaje a Miami, donde había jugado con Colombia, participó media hora y colaboró para que su equipo remontase un 1-2 gracias a un gol de clase, el del empate, y una asistencia, la de la victoria (2-3).


En la última temporada, formó una temible pareja con su compatriota Jackson Martínez, que acabó como máximo goleador del campeonato con 26 tantos.


Las cifras de su fichaje igualan a las de Falcao, que fue traspasado al Atlético de Madrid en agosto del 2011, y marca otro hito en la historia de la Liga portuguesa. Por el pase total de James, el Oporto había invertido 13 millones de euros.


El futbolista de Cúcuta, que tenía contrato hasta el 2016, es fijo en las convocatorias del seleccionador colombiano, el argentino José Pékerman, y se ha establecido como meta participar en el Mundial del 2014 en Brasil.


“Sería la realización de un sueño. No solo participar, pero poder vencer el torneo que, por el hecho de ser en Brasil, puede registrar la presencia de muchos aficionados colombianos”, declaró.



Negocio rentable

En el verano de 2010, James Rodríguez fue contratado con solo 18 años procedente del Banfield argentino por los “Dragones”, que abonaron 5,1 millones de euros por el 70 % de su pase.


Desde entonces, el club acometió varias operaciones con un fondo de inversión luxemburgués, una práctica habitual entre los grandes equipos de Portugal, que compran y venden los derechos de los jugadores para obtener liquidez y reducir el riesgo en sus fichajes.


Según la información facilitada a la Comisión del Mercado de Valores por el club, que debe prestar cuentas a la Bolsa de Lisboa por su condición de firma cotizada, el Oporto vendió la mitad del pase que estaba en sus manos (35 %) en diciembre de ese mismo año por 2,5 millones de euros al fondo Gol Football Luxembourg.


Cinco meses más tarde, adquirió el 30 % de los derechos del jugador que estaban en manos de la empresa Convergence Capital Partners por 2,25 millones de euros más.


El crecimiento de James como futbolista y su espectacular rendimiento provocó una rápida revalorización y en febrero de 2013, el Oporto pagó casi cuatro veces más para recomprar el 35 % del pase vendido dos años y medio antes a Gol Football Luxembourg: 8,75 millones de euros.


Hechas las cuentas, la inversión en el talentoso jugador rondó los 13 millones de euros, pero su salida fue por 45 millones, exactamente el mismo valor que figuraba en su cláusula de rescisión.


De esta forma se deduce un beneficio superior a los treinta millones de euros a falta de conocer los detalles de la transferencia, ya que deben descontarse las comisiones.


En términos absolutos, apenas la transferencia de su compatriota Falcao al Atlético de Madrid ha sido más rentable para los lusitanos, con una plusvalía cercana a los 35 millones de euros.


Sin embargo, en este caso, las comisiones a pagar a diferentes empresas de representación de jugadores y otras firmas ascendieron finalmente a 20 millones de euros, lo que redujo notablemente el margen de beneficio.