Columnistas

El ant韉oto del bullying
Autor: Manuel Manrique Castro
22 de Mayo de 2013


Nadie, a estas alturas, puede dudar sobre la importancia decisiva que la educaci髇 tiene para el desarrollo de nuestros pa韘es.

Nadie, a estas alturas, puede dudar sobre la importancia decisiva que la educación tiene para el desarrollo de nuestros países.  Sin importar el signo político, unos y otros coinciden en que sin educación de calidad y para todos,  el futuro colectivo se torna incierto.  Sin embargo, el debate público de este complejo tema   vienedominado por dos asuntos que suelen tratarse con independencia, pese a estar estrechamente interconectados: la violencia que afecta a las instituciones educativas siendo el bullying su manifestación principaly la pobre calidad de una educación inadecuada para responder a las exigencias de un mundo transformado drásticamente por la revolución tecnológica. 


En el primer caso, los intentos para reducirla o acabar con ella, arrojan escasos resultados mientras se diversifica y acrecienta con manifestaciones cada vez más sorprendentes y sofisticadas como sucede, por ejemplo, con el llamado ciberbullying.  Ante esta avalancha que parece no dar tregua, muchos países han considerado que lo que falta es legislación y los congresos se han dado a la tarea de aprobarla.  


A mediados de marzo del 2013, el presidente Santos sancionó la ley 1620 destinada a reducir la violencia escolar y disminuir el embarazo adolescente, dos temas entrelazados aunque de naturaleza diferente. Se crea para estos efectos, según lo señala la propia Ley,  el “sistema nacional de convivencia escolar y formación para los derechos humanos, la educación para la sexualidad y la prevención y mitigación de la violencia escolar.  México, días después de Colombia, optó por reformar su Ley General de Educación  para prevenir el acoso escolar y atender a sus víctimas, luego de que el senador mexicano, José María Martínez,  denunciara que en 2012, más de 5 mil estudiantes, la gran mayoría hombres,  habían muerto en su país por causas atribuibles al bullying.  Perú y Chile hicieron lo propio aunque en Perú se dice que la Ley, a dos años de aprobada, es letra muerta.  


No parece que las  leyes hagan la diferencia y en elcaso de Colombia habrá que  ver si  el sistema de convivencia escolar planteado funciona, especialmente en departamentos y municipios; aunque –claro está-  toda herramienta para contrarrestar el matoneo cuenta, tal como ocurre con numerosos esfuerzos educativos equivalentes a los 7 manuales elaborados por Cartoon Network (www.bastadebullying.com) destinados a niños y docentes de la escuela primaria, estudiantes y maestros del nivel secundario y a los padres y cuidadores de los países latinoamericanos. Los manuales contienen muy útiles enfoques y orientaciones para atajar el matoneoentre escolares.


Sin embargo, es indispensable conectar el bullying con el segundo asunto, el de la calidad de la educación,  porque no hay duda que cuanto mejor y más pertinente la propuesta educativa, menor la violencia. Una educación distanciada de las realidades de hoy, ausente de los intereses de los niños y arraigada a fundamentos educativos obsoletosque no tienen cabida, le ofrece el territorio propicio a ese monstruo de muchas cabezas que es  el matoneo. En este sentido Brasil viene haciendo una experiencia que vale la pena seguir de cerca.  Se trata del Compromiso Todos por la Educación (www.todospelaeducacao.org.br), planteado comoconjunción de esfuerzos del gobierno nacional, los estados y los municipios,en estrecha colaboración con las familias y las comunidades, para lograr 28 metas destinadas al mejoramiento de la calidad de la educación, entre las cuales aparecen con claridad aquellas que tendrán repercusión directa en la caída de la violencia que ha convertido a las instituciones educativas en lamentables campos de batalla.