Nacional

Las Farc recuerdan acercamientos de paz bajo el Gobierno de Uribe
19 de Mayo de 2013


Según explicaron los negociadores de las Farc, bajo el Gobierno de Álvaro Uribe sí hubo muestras de acercamientos de paz e incluso desmilitarización de algunas zonas del país.


EFE



Los negociadores de las Farc en los diálogos de paz de La Habana reconocieron hoy que el ex presidente colombiano Álvaro Uribe hizo acercamientos de paz con la guerrilla "muy serios" durante su gobierno (2002-2010), y que incluso llegó a desmilitarizar un área para generar confianza.


"Pablo Catatumbo", alias de Jorge Torres Victoria y jefe del Bloque Occidental, explicó que el último acercamiento de Uribe, quien hoy es el principal opositor al modelo de las actuales negociaciones, tuvo lugar "antes de terminar el segundo gobierno".


 


"Catatumbo" iba a ser uno de los interlocutores junto al fallecido ex máximo líder guerrillero Guillermo León Sáenz, alias "Alfonso Cano", por lo que "quedó en el ambiente el ánimo de la iniciativa para encontrarnos en la zona donde operaba" Torres, en los pueblos de Barragán, Santa Lucía, La Mesa, ubicados en el Valle del Cauca.


"El Ejército despejó en efecto el área. Nos mandaron decir que esa era una prueba de la voluntad de conversar", recordó "Catatumbo", al detallar que esta oferta fue rechazada porque el Gobierno de Uribe "estaba ya de salida".


Estos acercamientos fueron revelados por las filtraciones de WikiLeaks, que documentaban que tanto la embajada de Estados Unidos como la Iglesia católica colombiana estaban enteradas de los movimientos.


"Catatumbo" detalló que el contacto llegó a través de un empresario en el que ambas partes tenían confianza y que era "un verdadero facilitador", y que al tiempo, el entonces alto comisionado de paz de Uribe y actual negociador del Gobierno, Frank Pearl, planteó "un diálogo secreto en Brasil".


Por su parte, el "número dos" de las Farc, "Iván Márquez" o Luciano Marín Arango, recordó un acercamiento anterior "por allá a mitad del Gobierno de Uribe".


En esa ocasión, el Gobierno se declaró dispuesto a "despejar" militarmente los municipios de Florida y Pradera, también en el Valle del Cauca, si el fundador de las Farc, Manuel Marulanda o "Tirofijo" (fallecido de un infarto en 2008) "estaba dispuesto a conversar".


"Se trataba de un encuentro con el Bloque Occidental de las Farc y ya estábamos listos a viajar al sitio con (...) el alto mando", recordó Márquez, cuando de repente estalló una bomba en la Universidad Militar que fue atribuida erradamente a la guerrilla.


Según "Márquez", tras "el desencuentro con Uribe" se detectó una posibilidad de paz desde el discurso de posesión de Juan Manuel Santos en agosto de 2010, seguido del reconocimiento del conflicto armado como tal y no de una "amenaza terrorista, lo que era un paso significativo".


En este marco, el segundo líder de la guerrilla destacó que "el papel del ex presidente fallecido Hugo Chávez en las aproximaciones fue definitivo" porque aclimató con paciencia y sabiduría la necesaria confianza en una salida negociada. Todos los primeros pasos se dieron en Colombia con su ayuda".


Según "Catatumbo", la única condición que pusieron entonces fue que "la clase dirigente" estuviera dispuesta a reconocer su responsabilidad en medio siglo de conflicto para restablecer "la verdad histórica", a lo que Santos accedió.


De acuerdo con "Calarcá", las Farc no piden "la revolución por contrato", sino una "reestructuración política sólida que nos permita participar en la construcción de una verdadera democracia; podríamos pactar una larga tregua, una tregua de varios años para compartir la responsabilidad de sacar el país de la pobreza y de la injusticia".