Economía

A good time to buy a house
Un buen momento para compra de vivienda
Autor: Mauricio Berrío Vélez
19 de Mayo de 2013


Luego de la puesta en marcha del plan Pipe y las medidas para favorecer la compra de vivienda, entre otros programas, representantes del sector inmobiliario coinciden en que el actual, es el mejor momento para adquirir vivienda propia.


 


"Yo diría que es el mejor momento que la historia puede registrar para la compra de vivienda en Colombia”. Así lo enfatizó Ricardo Arias, presidente del Fondo Nacional del Ahorro, FNA, al reconocer que el Estado y todas sus Entidades trabajan para dinamizar la llamada locomotora de vivienda en la que cada vez “hay más y mejores herramientas y decretos que permiten el acceso al ciudadano en general”. 


La percepción del presidente del FNA, es consecuente con las medidas adoptadas por el Gobierno Nacional en días pasados dentro del  Plan de impulso a la Productividad y el Empleo, Pipe, con la puesta en marcha de dos nuevos programas dirigidos a promover la adquisición de vivienda de las familias de estratos 1, 2 y 3 y el subsidio a la tasa de interés, hasta casas de mayor valor.


Hay que recordar que el primer programa del Gobierno propone a los trabajadores que devengan hasta dos salarios mínimos el acceso a la vivienda sin comprometer más del 30 % de su ingreso, lo que significa que podrán atender la compra de su casa con una cuota de 180.000 pesos mensuales. 


Este programa contempla un nuevo subsidio de 25 salarios mínimos, equivalentes a 15 millones de pesos, al cual se le suma el Subsidio a la Tasa de Interés de 5 puntos porcentuales en la cuota mensual del crédito hipotecario, y solo requiere un ahorro del 5 % del valor de la vivienda.


Las ventajas


Para Iván Rodrigo Asuad, subdirector de Vivienda y Obras de Comfama, el programa tiene un “componente muy importante, pues al tener una tasa fija mensual de $180.000 reconoce que la gente de menores ingresos tiene capacidad de pago y eso me parece muy positivo”. 


Asimismo, para la clase media se amplió el programa de cobertura a la Tasa de Interés que ahora también cobija viviendas que valen entre  80  y 200 millones de pesos (135 y 335 salarios mínimos, respectivamente).


En ese sentido, Asuad dijo que “con una tasa de interés del orden del 7 % efectivo anual,  se va a permitir la construcción de miles de viviendas porque solo se necesita que la tasa de interés sea barata, y aquí yo creo que estamos hablando de tasa de interés barata”.


Sandra Forero, presidente nacional de la Cámara Colombiana de la Construcción, Camacol, aseguró  que “el subsidio a la tasa, se vio solo una vez en 2009 para este rango hasta los 200 millones de pesos, pero eso se había terminado porque era una política contracíclica y aquí vuelve a aparecer. La familia con esta política de vivienda, no solo se está ahorrando una plata de sus ingresos, sino que puede recibir más recursos por la misma tasa o recibir más crédito porque tiene un costo financiero mucho menor”.


Por tal motivo, Forero demandó que haya una mayor oferta de suelos, “porque necesitamos alcaldes que se suban a la locomotora e incorporen decisiones sobre suelo y agua potable, para lograr construir la vivienda que necesitan los colombianos. Hay 50.000 cupos para esto y en el país no hay más de 26.000 viviendas en oferta a esos precios”.


Por su parte, César Augusto Llano, presidente de Fedelonjas, afirmó que “sin lugar a dudas si yo quiero comprar una vivienda entre 80 y 200 millones de pesos es el mejor momento, puesto que condiciones como la tasa de interés no las volveremos a ver, al ser este un subsidio valioso y contundente”. 


Llano explicó que “antes del anuncio del Gobierno, la persona tenía que pagar alrededor de $10.600 por millón que presten y a 20 años; hoy estaría pagando $8.600, estamos hablando de una reducción sustancial,  de casi el 20 % en el valor de la cuota”. 


La presidente de Camacol, agregó que la compra de vivienda “fortalece el patrimonio familiar. Inclusive hay rasgos de vivienda que se pueden equiparar al arriendo por una cuota en el nivel de las tasas en el que están ahora. Por eso las familias deberían pensar si no vale la pena fortalecer su patrimonio y hacer el esfuerzo para comprar la vivienda”. 


En ese sentido, Ricardo Arias del FNA, anunció que “en próximos días vamos a lanzar el modelo que va a transformar país, que es el arriendo convertido en propiedad. El arriendo se recibe como ahorro y entregamos vivienda para estrenar con cero de cuota inicial”. 


Sandra Forero insistió en que la vivienda es una inversión segura. “Por supuesto tienen que comprarle a un constructor legal, con respaldo de una entidad financiera. Hay quienes compran vivienda porque quieren mejorar, otros porque no la tienen y otros que la compran para generar una renta. Eso es una buena inversión porque es y tampoco son muchas las alternativas que hay en el país”.


 



Disposición de compra

 


Leonardo Villar, director ejecutivo de Fedesarrollo, dijo que dentro de la Encuesta de Opinión del Consumidor, a la pregunta particular sobre la disposición de los consumidores a comprar vivienda, “los resultados generales fueron mixtos y esta disposición se ha mantenido en niveles relativamente altos de manera persistente desde hace varios años”.


Sin embargo, Villar explicó que entre abril y marzo hubo una ligera caída para los casos de Medellín y Bogotá y un aumento en Cali y Barranquilla, “pero no son cambios muy fuertes y en todos los casos la respuesta se mantiene en niveles relativamente favorables”. 


Es así como según la encuesta de Fedesarrollo, en abril de 2013, el balance entre las respuestas favorables y desfavorables sobre la disposición a comprar vivienda, mostró una mejora de un mes a otro en Cali y Barranquilla; así como un avance notable en el nivel socioeconómico alto. Para el conjunto de los encuestados ese balance se ubicó en 23 %, nivel similar al observado en abril de 2011 pero inferior al del mismo mes en 2010 o en 2012. Respecto a lo observado un año atrás, solo en Barranquilla hubo una mejora interanual, mientras la mayor disminución se observó en Medellín, al pasar de 36 % en abril de 2012, a 19,5 % para el mismo mes del presente año.