Nacional

Procurador formuló precisiones sobre unión de parejas del mismo sexo
Autor: Redacción EL MUNDO
10 de Mayo de 2013


El procurador Ordóñez sostuvo que ni jueces ni notarios ni otra autoridad pública puede legislar sobre los derechos de las parejas del mismo sexo. Así mismo, destacó las diferencias entre las parejas homosexuales y heterosexuales.


 


En respuesta a una comunicación remitida el pasado 22 de abril por el superintendente nacional de Notariado y Registro, Jorge Enrique Vélez García, el procurador general de la Nación, Alejandro Ordóñez Maldonado sostuvo que ni los notarios ni los jueces ni otra autoridad pública puede asumir las funciones del Congreso de la República y legislar `de manera sistemática y organizada´ sobre los derechos de las parejas del mismo sexo.


Señaló que es incuestionable que el matrimonio sea un contrato solemne por el cual un hombre y una mujer se unen con el fin de vivir juntos, de procrear y de auxiliarse mutuamente, y que la familia se constituya por la decisión libre de un hombre y una mujer de contraer matrimonio o por la voluntad responsable de conformarla.


El jefe del Ministerio Público considera que si para el 20 de junio de 2013 la Corte no ha resuelto las solicitudes de aclaración y de nulidad de la Sentencia C-577 de 2011 o las niega, en todo caso resulta vinculante su orden quinta, en donde expresamente se dispuso que “las parejas del mismo sexo podrán acudir ante notario o juez competente a formalizar y solemnizar su vínculo contractual”.


En este sentido exhortó a los jueces y notarios para que al formalizar y solemnizar las uniones de personas del mismo sexo a través de un contrato innominado, se ajusten a las normas vigentes; y a las autoridades administrativas para que respeten las funciones del legislador y se abstengan de crear e imponer instituciones jurídicas inexistentes.


Ordóñez Maldonado expresó, además, que los jueces y notarios no están obligados o siquiera facultados para diseñar un vínculo contractual o un contrato y mucho menos para introducir una nueva institución al ordenamiento jurídico o reformar una ya existente. Señaló que en el proceso se puede incluso limitar o definir el alcance de algunos derechos fundamentales, como es el caso de la objeción de la conciencia.


Así mismo, el Procurador indicó que, en su consideración, la decisión del Congreso de la República de archivar el Proyecto de Ley número 47 de 2012 - Senado, referente a la institución del matrimonio para las parejas del mismo sexo, tiene no solo implicaciones políticas, sino jurídicas. Destacó además que existen diferencias entre las parejas heterosexuales y las homosexuales, y que no hay imperativo constitucional de darles tratamiento igual.