Columnistas

Primeros gobernantes de Antioquia en el período de la Independencia
10 de Mayo de 2013


Al 20 de julio de 1810, ejercía el mando en la provincia de Antioquia el panameño Francisco de Ayala, como representante del Rey desde 1805.


Orlando Montoya Moreno* 


Al 20 de julio de 1810, ejercía el mando en la provincia de Antioquia el panameño Francisco de Ayala, como representante del Rey desde 1805. Recibidas de Bogotá las instrucciones de conformar una Suprema Junta Provincial de Gobierno para que recayera en ésta la legítima autoridad que Napoleón Bonaparte le había arrebatado a Fernando VII, los cabildos de las cuatro ciudades de la Provincia (Santafé de Antioquia, Rionegro, Marinilla y Medellín) -que eran las únicas poblaciones con facultad de nombrar representantes para este efecto-,  procedieron a designar dos diputados cada una para conformar la Junta o Congreso Provincial. Este Congreso, a su vez, eligió al propio Ayala como presidente de la Junta, siendo así el el primer gobernante de nuestro departamento en los albores de la Independencia de la República, pero no quiere ello decir, que el personaje estuviera alineado en el movimiento independentista, ya que el motín del 20 de Julio y el acta de ese cabildo que se firmó a las tres y media de la madrugada del día 21, no ponía en riesgo alguno los derechos del Rey ni las relaciones de la Nueva Granada con España.  Pero cuando la Junta de Bogotá empezó a cambiar su discurso inicialmente concebido en “derramar hasta la última gota de nuestra sangre por defender nuestra sagrada religión católica, apostólica y Romana y a nuestro amado Monarca Don Fernando VII”, por aquel que invitaba a gobernarse autónomamente, Ayala presentó renuncia al cargo el 17 de febrero de 1811.


La Junta Provincial designó entonces al cartagenero Juan Elías López Tagle para sucederle. En cumplimiento de un acuerdo establecido por la misma corporación, que ordenaba rotar el mandato cada cuatro meses, gobernó por el periodo encomendado (29 de marzo a 29 de julio de 1811) y en tan corto tiempo le tocó en suerte encabezar con su firma la primera Constitución promulgada en Antioquia, y designar a Juan del Corral y José Manuel de Restrepo para viajar a Santafé de Bogotá como Diputados ante el Congreso que se reuniría allí, el primero en su género en el país, que daría creación a la federación de las Provincias Unidas de la Nueva Granada.  Esta primera constitución para el Estado de Antioquia, más conocida como la Constitución Provisional de 1811, determinaba que por el hecho del rey Fernando VII haber renunciado a la corona en favor de una dinastía extranjera y sin el consentimiento de la nación, el pueblo reasumía la soberanía y ejercía todas las funciones propias del monarca, pero si el rey se reincorporaba en su trono podría ser nuevamente reconocido como tal. Establecía también que el poder ejecutivo recaería en un Presidente del Estado. Este será pues el titulo equivalente a lo que hoy entendemos como Gobernador. Tras López Tagle, asumió el rionegrero José María Montoya Duque, siendo el primero en ostentar en propiedad el título de Presidente del Estado de Antioquia. Desde su proclama de posesión dejó entrever su angustia por las amenazas que se cernían sobre Antioquia, especialmente la división de los partidos y el desencuentro entre líderes y pobladores. Quizá por estas razones, renunció tan solo dos meses y medio después, el 11 de octubre de 1811. Durante su mandato se aprobó el sello del Estado de Antioquia, aquel que da fe pública de un Estado libre e independiente. Le sucedió José Antonio Gómez, oriundo de Medellín, quien instaló el Serenísimo Colegio Constituyente, órgano que promulgó la Constitución de 1812, cuyo mérito fue garantizar los derechos civiles y políticos (libertad, igualdad, seguridad, propiedad y sufragio electoral) así como considerar absurda y contraria a la naturaleza la idea de que un hombre nazca rey o con cualquier otro título de poder. Promulgada esta constitución José Antonio Gómez fue reelegido presidente, pero falleció en octubre de 1812. Ejerció pues, el cargo durante un año, periodo en el cual se adoptó el escudo de Antioquia, aún vigente: el de la matrona vestida a la indiana recostada a la montaña de oro y al pie de un río.


*De la serie 21 artículos sobre la Independencia Antioqueña, preparada por la Academia de Historia Antioqueña