Economía

Remittances to Latin America, stagnated
Remesas hacia L. A., estancadas
2 de Mayo de 2013


Las remesas hacia Latinoamérica muestran un lento crecimiento en los últimos cuatro años, debido, fundamentalmente, a la crisis económica que afecta a países como España y EE.UU.


Redacción Economía


Debido al incremento de las tasas de desempleo en los países tradicionales de envío de remesas como Estados Unidos, España y Japón, y la consecuente reducción del ingreso de los migrantes latinoamericanos y del Caribe, la tasa de las remesas enviadas a la región, “tuvo un crecimiento prácticamente nulo”, según lo dio a conocer el Banco Interamericano de Desarrollo, BID. 


De acuerdo con el BID, a partir de 2010 se observó una estabilización de estos flujos, que fue seguida por un leve proceso de recuperación en 2011. Sin embargo, los datos de 2012 vuelven a mostrar un estancamiento en el crecimiento, con un valor de remesas recibido en los países de América Latina y el Caribe de US$61.276 millones, cuando en 2011 esta cifra se ubicó en US$60.900 millones.  


En ese sentido, la tasa de crecimiento de los flujos de remesas que recibieron los países de América Latina y el Caribe entre 2002 y 2008 alcanzó un promedio de 17 %. Sin embargo, “a partir de mediados de 2008 con el impacto de la crisis económica, el flujo de remesas registró tasas de crecimiento negativas hasta llegar a una disminución anual de más de -15 % en 2009”, según el BID.


Es así como a partir de los primeros meses de 2010, la tasa de crecimiento interanual de las remesas comenzó a mostrar signos de recuperación, “primero con una desaceleración en su caída que, para el último trimestre de ese año, se convirtió en una tasa de crecimiento interanual positiva de 4,9 %, proceso que continuó durante el 2011 alcanzando una tasa de crecimiento del 6 %”. 


Sin embargo, funcionarios del BID explicaron que “como ya se había observado durante el último trimestre del 2011, la tasa de crecimiento interanual comenzó a caer, hasta tornarse nuevamente negativa durante la segunda mitad del 2012, dejando estos flujos con una tasa de crecimiento acumulado anual de solo 0,6 % con relación al año anterior”.


Los valores trimestrales que alcanzaron estos flujos en el 2012, muestran tasas de crecimiento de 3,9 % y 3,6 % en el primer y segundo trimestre respectivamente. Sin embargo, fueron seguidas por caídas en los flujos que resultaron en una tasa interanual negativa del -4,5 % durante el tercer trimestre.


Además, parece haber una desaceleración en su caída durante el último trimestre del año, cuando presentó una tasa de -0,8 %, “lo que sugiere que la caída observada en el tercer trimestre podría ser un comportamiento coyuntural, cuyos efectos se podrían atenuar en los siguientes trimestres”, concluyó el BID.




Países andinos, los de mayor caída

Las remesas a los países andinos en 2011 habían mostrado una recuperación con una tasa de crecimiento anual del 4,8 %. Sin embargo, los últimos meses de ese año hacían prever un debilitamiento de la recuperación, al mostrar tasas de crecimiento interanuales negativas que se confirmaron durante los primeros tres trimestres de 2012 del -2,4 %, -1,1 % y -2,8 %, respectivamente.  Durante el último trimestre, la tasa de crecimiento de este conjunto de países se tornó ligeramente positiva, alcanzando 0,6 % de crecimiento interanual, lo que generó una tasa anual acumulada de crecimiento del -1,4 %, la mayor caída registrada entre las distintas subregiones en el 2012.