Editorial

Savia Salud, esperanza naciente
30 de Abril de 2013


Como debería suceder cuando de la atención a necesidades de la ciudadanía se trata, se ha logrado una solución virtuosa para lo que hace dos años era la gran crisis de atención del régimen subsidiado en salud.

 


Los ministros de Trabajo, Rafael Pardo Rueda, y de Salud, Alejandro Gaviria Uribe, fueron testigos privilegiados del nacimiento de la EPS mixta, Savia Salud, como institución administradora de los recursos de la salud de los antioqueños, que puede llegar a ser modelo para un sistema que ha demostrado tener grandes dificultades para responder a las expectativas de universalidad, eficiencia, calidad y sostenibilidad puestas en él.


Hoy nos sentimos como en 2007, cuando la Gobernación de Antioquia y la Universidad de Antioquia adquirieron la Clínica León XIII para ampliar la atención de la IPS Universitaria a toda la sociedad y para tratar de generar un modelo de atención por instituciones públicas capaces de ofrecer calidad siendo sostenibles. Lo que entonces parecía una aventura de pronóstico reservado, hoy es ejemplo de calidad, eficiencia y crecimiento sostenible dentro y fuera de Antioquia, pues ya es una de las principales prestadoras del servicio de salud en Barranquilla y en San Andrés.


Hasta hoy, Savia Salud es la obra de mayor envergadura, que no la única, de la Alianza Medellín Antioquia, a la que dieron vida el gobernador Sergio Fajardo y el alcalde Aníbal Gaviria, con el propósito de coordinar los aspectos centrales de sus programas de gobierno, potenciando su capacidad para cumplir las ambiciosas metas de sus programas. La EPS mixta comprueba también que las grandes metas se logran mediante los acuerdos entre sectores no necesariamente iguales, pues su nacimiento es resultado de la voluntad de la Asamblea de Antioquia y el Concejo de Medellín, que lo aprobaron, y del acuerdo con Comfama, entidad privada con fines sociales, que aceptó ser parte de un proyecto dirigido a  mejorar el acceso de los ciudadanos antioqueños a la atención en salud. Como debería suceder cuando de la protección de la ciudadanía se trata, se ha logrado una solución virtuosa para lo que hace dos años era la gran crisis de atención del régimen subsidiado en salud de los antioqueños. 


Con los líderes de la iniciativa, Sergio Fajardo, Aníbal Gaviria y María Inés Restrepo de Arango, y los testigos de su nacimiento, tenemos la fe de que esta institución esperada por 1’700.000 afiliados de 125 municipios antioqueños sea garantía de acceso a servicios de salud de calidad, de sostenibilidad de las instituciones prestadoras y de orden de la EPS. Nuestro optimismo se funda en el reconocimiento de la naturaleza de los aliados: el Estado, representado por las dos principales instituciones públicas en la región, y una entidad sin ánimo de lucro, que es la Caja fundadora del sistema de compensación familiar en el país, que además de haber demostrado históricamente su seriedad en el manejo de recursos para el desarrollo social, cuenta ya con la experiencia de haber atendido durante un año a los usuarios del sistema de salud subsidiado.


Savia Salud nace para ser esperanza en un país que en tan solo dos décadas logró avanzar en cobertura en salud como no lo hizo en toda su historia, y que ahora está obligado a darle sostenibilidad, equidad y racionalidad a esa cobertura. Lo que deberán demostrar los aliados a partir de mañana, primero de mayo, cuando la nueva EPS inicie operaciones formalmente, es eficiencia y orden en la administración de los recursos de los socios y del sistema de aseguramiento, dineros públicos que las partes comprenden que son sagrados. Juntos podrán construir un modelo de atención oportuna a los pacientes y respeto y eficiencia en la relación económica con los prestadores del servicio, en su mayoría instituciones públicas o fundaciones con alta dependencia del sistema subsidiado.