Economía

Biofuels, the other energy
Biocombustibles, la otra energía
Autor: Mauricio Berrío Vélez
28 de Abril de 2013


Los biocombustibles permiten reducir la dependencia de los hidrocarburos, que en Colombia tienen reservas probadas para los próximos siete años, permitiendo tener una fuente de energía renovable.



Los biocombustibles son producidos a partir de vegetales, como la caña de azúcar para etanol y la palma de aceite para biodiésel. 

 


La Federación Nacional de Biocombustibles con el aval del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, lanzó una campaña pedagógica en el ámbito nacional, con el propósito de dar a conocer qué son los biocombustibles y por qué son un derecho estratégico de los colombianos.


Jorge Bendeck, presidente de la Federación Nacional de Biocombustibles, explicó que “la razón por la cual nosotros estamos adelantando esta campaña, se debe a que cuando hicimos una encuesta, descubrimos que a pesar de que el etanol se viene mezclando con la gasolina hace casi ocho años, y el biodiésel  se mezcla con el Acpm desde hace casi cinco años, los colombianos llegan a las estaciones de servicio a tanquear su automóvil pensando que es gasolina, sin saber que es el combustible moderno que se conforma de la gasolina con etanol, producido de la caña de azúcar”.


Producción en Colombia


En la región, Brasil es el mayor productor de etanol y se ubica como el segundo productor mundial alcanzando 30.000 millones de litros por año. Colombia, aunque solo produce el 1 % de la cifra del vecino país, se ubica como el segundo productor de América Latina y el Caribe.


“Brasil mezcla hoy en día en los carros 52 % de etanol y 48 % de gasolina. Nosotros mezclamos el 8 % de etanol con una producción de 1’050.000 litros por día. Eso para nosotros es un aporte extraordinario y esperamos que para 2015 tengamos la producción suficiente para mezclar el 15 %, y en 2020 el 20 % de etanol con la gasolina”, afirmó Bendeck. 


En cuanto al biodiésel, Colombia se ubica como el tercer productor en América Latina y el Caribe, luego de Brasil y Argentina, que es el mayor productor en el mundo. “Nosotros produjimos 500.000 toneladas de biodiésel en 2012 y esperamos para 2014 llegar a las 800.000 toneladas. Argentina produce 2,5 millones de toneladas y Brasil 800.000 y crece aceleradamente, de tal manera que somos el tercer productor de biodiésel de América Latina y el segundo productor de etanol”, explicó el presidente de la Federación. 


En suma, en Colombia las ventas de biocombustibles  en 2012 ascendieron a dos billones de pesos, cifra que equivale al 0,33 % del Producto Interno Bruto, PIB, y generaron alrededor de 30.000 empleos directos y 60.000 indirectos.


Biocombustibles y empleo


En Colombia, más de 392.000 personas derivan su sustento de la agroindustria de los biocombustibles, de los cuales el 85 % lo hace en el campo. Asimismo, el biodiésel, que tiene por materia prima el aceite de palma, genera aproximadamente 75.000 empleos de los cuales 25.000 son directos y 50.000 indirectos. Por su parte, el etanol emplea a más de 22.000 personas; de esos empleos, 7.429 son directos y aproximadamente 15.000 son indirectos.  


“Gracias a los biocombustibles se genera un empleo rural bien remunerado, intensivo y que contribuye de manera efectiva al logro de la paz a través del trabajo con acceso a la seguridad social de toda la familia, lo que hace que los campesinos se decidan por el trabajo y se convierta en un derecho de los colombianos”, señaló Bendeck.  


Por su parte, la industria del azúcar, que produce etanol en cinco ingenios y dedica 132.000 hectáreas para producir 1’355.000 toneladas de azúcar, de las cuales 300.000 toneladas equivalentes se dedican a la producción de alcohol carburante, genera en la cadena, más de 100.000 empleos entre directos e indirectos.


 


 

Colombia espera aumentar la mezcla de etanol en los combustibles del ocho al once por ciento. 

 


 


Seguridad alimentaria y biocombustibles


Las estadísticas del Ministerio de Agricultura señalan que en Colombia existen 22,5 millones de hectáreas aptas para la agricultura. Sin embargo, solo se utilizan 3,9 millones, equivalentes al 15 %. 


Jorge Bendeck afirmó que “para la ganadería se utilizan 43 millones de hectáreas para escasamente 22 o 23 millones de cabezas de ganado, casi podemos decir que cada media vaca utiliza una hectárea para poder alimentarse. Las áreas que en este momento son utilizadas por los biocombustibles corresponden a áreas sembradas que por producir excedentes exportables, los biocombustibles están utilizándolas”. 


Bendeck explicó que “en el caso de la caña, de 1’200.000 toneladas que en el año 2005 se  estaban exportando, el Gobierno pidió a la industria azucarera que dejara  300.000 toneladas de azúcar equivalentes para transformar la melaza en etanol y poder cumplir con el mandato de la ley que le dio al Gobierno cinco años para implementarla”. 


“Solo Ecopetrol aliado con Mitsubishi a través de la empresa Bio Energy, está sembrando 12.000 hectáreas de caña en los Llanos Orientales para iniciar la producción de etanol con inversiones de 375.000 millones en diciembre de este año”.


En el caso de la palma, “hay sembradas 470.000 hectáreas para suministrar el aceite que consume el país en alimentos y suplir las necesidades en materia de biodiésel y esperamos llegar este año a 490.000”, dijo Bendeck.


En ese sentido, Jorge Bendeck concluyó diciendo que “son cifras tan pequeñas que nunca podrá decirse que Colombia pueda quitar áreas alimentarias, porque la ley no lo permite, para poder sembrar los cultivos energéticos y lo estamos haciendo en zonas de pastos degradables como lo sugiere la FAO”.