Columnistas

緼rmas?
Autor: Hern醤 C醨denas Lince
27 de Abril de 2013


Princeton, New Jersey. He tenido la oportunidad de conversar con distinguidos profesores y todos me comentan inteligentemente sobre el grave problema que en estos momentos se presenta en los Estados Unidos con las armas que se venden


Princeton, New Jersey. He tenido la oportunidad de conversar con distinguidos profesores y todos me comentan inteligentemente sobre el grave problema que en estos momentos se presenta en los Estados Unidos con las armas que se venden a todos los ciudadanos amparándose en una vieja regla constitucional que permitía a todas las personas comprar y mantener fusiles y pistolas. Esa ley de viejísimos tiempos coincidía con la época cuando la gente tenía que salir a cacerías para lograr su comida, al mismo tiempo que defenderse de piratas y atacantes peligrosos. Los tiempos han pasado y hoy las armas no son necesarias para sobrevivir aunque persisten las normas anticuadas y personas apegadas a antiquísimas normas jurídicas que llevan a que aún permanezcan estilos de vida y de política que ya deberían haberse olvidado. Si bien el negocio de producir armas es una lucrativa operación que es bien útil para pobres países que tienen un rico negocio de producir narcóticos que son defendidos con las armas de los países ricos.


En Colombia nos preguntamos cuántas costosas armas han llegado al país sin que se presente ningún control del Estado y que terminan devastando nuestra nación. El negocio de producir armas se da en los países más prósperos para que países pobres que producen drogas ilegales se dediquen a comprar esos mortíferos elementos. Una inteligente solución sería un serio acuerdo mundial para erradicar la venta de armas y al mismo tiempo que todas las naciones trabajen abiertamente para acabar el tráfico de estupefacientes, pero es muy importante hacerle entender a los altos directivos mundiales que todo eso se puede lograr principiando por un cambio de la educación en todo el planeta, haciendo que los niños se formen efectivamente con la convicción de que el consumo de drogas termina financiando negocios de armas, las que matan a miles de personas inocentes. De otra parte se hace necesario que se adelante una educación política para que muchos estúpidos no sigan creyendo en viejas teorías de la izquierda comunista que estaban muy presentes en las mentes de Stalin y Mao cuando hoy sus países, Rusia y China, han tenido que cambiar sus bases de dirección económica. De paso también hay que anotar que es urgentísimo educar en principios económicos a todos los jefes guerrilleros colombianos.


Finalmente hay que anotar que en el mundo actual el mejor y más eficiente método de educación está firmemente ligado a la televisión y a los sistemas de Internet, por lo que las altas direcciones mundiales podrían mejorar todo el planeta con bien orientadas formas de comunicación mundial, las que hoy son simples negocios personales de unos pocos millonarios.