Columnistas

En busca de evidencia
Autor: Sergio Prada
23 de Abril de 2013


En 2010, el congreso de los Estados Unidos aprobó el famoso Obamacare, es decir, la ley de reforma de la salud de ese país. En realidad Obamacareestá compuesta por dos leyes.


En 2010, el congreso de los Estados Unidos aprobó el famoso Obamacare, es decir, la ley de reforma de la salud de ese país. En realidad Obamacareestá compuesta por dos leyes. Un dato curioso, pero que dice mucho de la forma de hacer política pública en los países anglosajones es el mandato de la ley para que la Secretaria de Salud (El Ministerio) conduzca33 programas pilotos, con el ánimo de acopiar evidencia estadística en cuanto a la posibilidad de éxito de dichos programas (Lista aquí http://bit.ly/17aSl4q ). Las leyes son además explicita en asignar recursos y en exigir que la evaluación que se haga sea del más alto nivel científico posible. 


Desconozco cuál fue el primer congreso o parlamento que explícitamente pidió al poder ejecutivo experimentar con un programa o medida antes de generalizarla. En Estados Unidos uno de los más famosos experimentos fue encargado al Ministerio de Trabajo a comienzo de los setentas y empezó formalmente en 1975. El experimento buscaba responder a la pregunta, ¿pueden mejorarse las condiciones de empleabilidad de mujeres con pocas opciones laborales, si primero se les entrena durante 18 meses en un trabajo que a la vez que les ayuda les enseña a trabajar por resultados?.


En Colombia no somos ajenos a las pruebas piloto o a las evaluaciones rigurosas de las mismas pero si somos ajenos a la institucionalidad anteriormente descrita. El hoy famoso programa Familias en Acción por ejemplo, fue sujeto de un piloto y una evaluación cuasi rigurosa, pero este programa y esta evaluación fueron promovidos por los organismos multilaterales gracias a una iniciativa que había probado tener éxito en México llamada Progresa. La primera evaluación de Familias en Acción se terminó hace unos 10 años. Esta evaluación dejo más que unos resultados que luego sirvieron de evidencia al gobierno de turno para escalar el programa. Dejo una institucionalidad en el Departamento Nacional de Planeación hoy llamada Dirección de Seguimiento y Evaluación de Políticas Públicas.


Aun cuando están, a mi modo de ver, dadas las condiciones institucionales y técnicas para evaluar a través de buenos pilotos y experimentos políticas cruciales para el país, estamos lejos de tener un gobierno y un congreso que basen sus propuestas de ley en solida evidencia. Es cierto que las crisis no dan espera, pero también es cierto que muchas de estas crisis se pudieran evitar con políticas basadas en la evidencia y no en supuestos teóricamente quizá acertados pero que luego prueban no haber tenido en cuenta alguna de las miles de circunstancias que hacen de Colombia el país que es. El día en que gobierno y congreso escribanleyes y apropien recursos para hacer la experimentación que necesitamos, estaremos en la senda correcta de gobierno basado+ en la evidencia.