Columnistas

Accidentes r醔icos
Autor: Anibal Vallejo Rend髇
23 de Abril de 2013


De los perros mordedores tratados en columna anterior pasamos a los llamados accidentes r醔icos.


De los perros mordedores tratados en columna anterior pasamos a los llamados accidentes rábicos. Clasificados estos en la literatura veterinaria como toda consulta originada por la mordedura, arañazo o contacto a través de mucosas intactas o soluciones de continuidad en la piel, con saliva o material de necropsia, provenientes de una persona o de un animal de los que pueden transmitir la rabia, en circunstancias sospechosas y en un área enzoótica de rabia.


Abril 21 de 1950. La Sociedad Protectora de Animales se dirige al Jefe de Ingeniería Sanitaria de la ciudad para dar traslado de una queja recibida por la presencia de un perro bravo en Robledo barrio Palenque (carrera 88) el cual permanece suelto, mordiendo a cuanto niño pasa por ese lugar, siendo algunas veces agujado por los mismos moradores de la casa. Con identificación del propietario, de la residencia y de los nombres de los padres de los niños mordidos para las acciones legales correspondientes. Pequeñas situaciones, aparentemente de carácter doméstico, que ocupaban diariamente la atención de la entidad en una época donde los brotes de hidrofobia atemorizaban a la comunidad y a las autoridades de higiene. La búsqueda llevaba a los funcionarios de La Protectora hasta otros municipios, para ubicar los perros mordedores y hacer los seguimientos rutinarios para el control de la rabia y los tratamientos que fueran requeridos. Las estadísticas son muy necesarias, como pueden ser muy peligrosas. Veamos unas referencias correspondientes al departamento de Antioquia. Año 1980, población canina 352.394, casos de rabia canina 22, de rabia humana 2, con 3.523.937 habitantes. Año 1988, población canina 406.688, casos de rabia canina 8, de rabia humana 1, con 4.066.876 habitantes. Duros años los que le tocó enfrentar a la entidad ante el temor que la rabia causaba. 


El Servicio Seccional de Salud de Antioquia implementó a partir de 1980 el programa de control de la rabia, lo cual había estado por mucho tiempo a cargo de La Protectora.  Por esos datos estadísticos sabemos que la población predominante afectada es el sexo masculino, entre los 5 y 14 años, precisamente por la proximidad de los niños con los perros y gatos como mascotas. Años atrás no se notificaban los accidentes, hubo prevalencia en zonas como Magdalena Medio por vecindad con los departamentos de Santander y Boyacá, áreas altamente enzoóticas de rabia canina. Predominante en las zonas urbanas, por mayor información sanitaria y mayores facilidades para la notificación y porque la distribución poblacional en Colombia representa mayor número de habitantes en las ciudades. El más alto número de causantes son los perros por su estrecha relación con las personas. Así como en las zonas rurales son los gatos por su escaso contacto con los humanos. En los accidentes rábicos predominan los machos ya que estos son preferidos por sobre las hembras como animales de compañía. Un alto índice de sacrificio de las hembras recién nacidas, mayor oportunidad de los machos al acceso a las vías públicas en donde se producen la mayoría de los casos (a las hembras las confinan para evitar su apareamiento). Los perros mayores de un año son los más mordedores por el marcado cambio en su comportamiento, pasando de la mansedumbre a la agresividad en los adultos.  Los mayores riesgos de mordeduras están localizados en cara, cabeza y cuello, precisamente por ser ataques a menores. Por norma preventiva no toque al perro desconocido al cual se acerca sin mediar la comunicación.