Mundo deportivo

A profession that she enjoys
Una profesión que disfruta
Autor: Merllyn Álvarez Hincapie
20 de Abril de 2013


Alexandra Vivas no piensa que tiene un lugar seguro en la Selección Colombia de patinaje, opinó que vive el día a día y que debe prepararse un poco más para llegar a hacer parte de esta.



Alexandra vivas dijo que no tiene edad límite para practicar el patinaje. Opinó que hasta que Dios se lo permita, lo hará.

Cortesía Andrés Ángel

 


Patinar es una de las cosas que más disfruta Alexandra Vivas Rodríguez, una de las deportistas que participa en la Quinta Válida Nacional Interligas y que el jueves, en su primera competencia, fue una de las más destacadas de la categoría mayores damas en la prueba por puntos. 


Alexandra nació en Bogotá pero se crió en Cartagena, donde vivió 17 años, luego regresó a su ciudad natal, allí está radicada actualmente.


Se dedica al patinaje desde los 9 años, cuando en el colegio, después de practicar varios deportes, escogió este porque le gustó “la velocidad, la diversión de poder rodar sin tanto esfuerzo”, expresó.


Esta patinadora confesó que nunca ha sufrido lesiones y que la única vez que estuvo fuera de las pistas fue en los años 2011 y 2012, por el nacimiento de su hija.


Este año regresó con ganas de seguir dándolo todo en las competencias para continuar haciendo lo que más le gusta. “Me siento tranquila, me siento bien. Espero dar lo mejor”, agregó.


De esta Válida opinó que el nivel está “fuertísimo. Las competencias están muy duras. Hay un nivel muy exigido, porque siempre queremos estar mejor y eso se refleja en el tiempo de las carreras”.


Saca tiempo para todo


Alexandra Vivas es casada hace 5 años y con su esposo Jhon William Torres, quien fue futbolista, tiene una escuela de patinaje que lleva su nombre y que iniciaron en 2006. 


Además, trabaja en un colegio en Bogotá con el programa “40 horas” en donde incluyen a los niños de colegios distritales horas de actividad física. Allí entrena a los que les gusta el patinaje.


Entre risas, la deportista manifestó que no sabe cómo hace para repartir su tiempo entre todas sus obligaciones. “La verdad no sé como hago. Dios me da la capacidad y la energía para hacerlo, porque en realidad no es fácil”. 


“Los días son muy duros, cuando estoy en competencias son los días que puedo descansar un poco, pero estoy feliz de tener salud y la capacidad de cumplir con todo lo que debo”, agregó.


Sobre su hija Samanta expresó que “es lo mejor. He vivido muchas cosas buenas, pero la mejor de todas es ser mamá, nada supera la alegría que da el ser madre”.