Columnistas

Ferrocarril de Antioquia y desarrollo social
Autor: José Maria Bravo
12 de Abril de 2013


El Ferrocarril de Antioquia fue una de las empresas mejor organizadas del país, por su servicio técnico y administrativo, contando siempre con una estadística llevada en forma científica.


El Ferrocarril de Antioquia fue una de las empresas mejor organizadas del país, por su servicio técnico y administrativo, contando siempre con una estadística llevada en forma científica.


Sostuvo campañas para combatir las enfermedades tropicales propias de los terrenos que cruzó la línea.Fundó hospitales,a cargo de distinguidos facultativos, quienes desarrollaron gran laborpara el bien de la clase trabajadora, impulsóel saneamiento de la zona.


En1892 fundó el periódico “El Ferrocarril de Antioquia”, donde se publicaban las actas de la Junta Directiva, informes de los Superintendentes e Ingenieros; cuadros de explotación y construcción, reglamentos de contabilidad y servicios en general.


La influencia del ferrocarril en el desarrollo social,fue destacada según lo manifestabael Superintendente doctorCarlos Gómez Martínez:


“Antes que existiera la primera ley colombiana que reglamentara los derechos de los obreros y las obligaciones de sus patronos, existió una Ordenanza de la Asamblea de Antioquia que regulaba con bastante acierto la materia. Esta Ordenanza se calcó en los reglamentos del Ferrocarril. El reglamento de trabajo del Ferrocarril de Antioquia ha aventajado siempre a la Ley por su experimentación. Es que la justicia y el bien es mejor practicarlos que mandarlos. (…) Antes de que se hablara de la reglamentación de la carrera administrativa y de otras promesas aún por comenzar a cumplirse, el empleado y el obrero del Ferrocarril de Antioquia estaban y se sentían seguros en su trabajo, de su salario y del buen trato y atención de sus jefes (…) En algún sector del Ferrocarril se estableció desde 1919 el descanso remunerado del domingo, que luego se extendió a toda la empresa”.


“La primera vez que se habló en el Congreso de la República de las pensiones de retiro y de los auxilios de cesantía para empleados y obreros, distintos de los jueces y maestros, fue cuando el Ferrocarril de Antioquia, por conducto de uno de los representantes antioqueños, hizo pasar una ley autorizando las pensiones de retiro para los ferrocarriles; desgraciadamente la ley que se expidió fue objetada por inconstitucional”


Antioquia debe estar orgullosa de haber tenido durante toda su historia, personajes que le han trazado el buen camino a seguir.


Anotaba el periódico del ferrocarril:“Baste recordar los nombres del Padre Salazar y del doctor Henao (…). Las obras de ambos perdurarán en la conciencia y en la vida de Antioquia. Allí están el saneamiento del puerto; la higienización de los campamentos y de las casas de obreros moradores del Nus; la campaña contra la malaria reducida a un mínimo por la quinina profiláctica, la extirpación de los incubadores del zancudo, (…) el estudio de la alimentación apropiada, la prescripción de la ración alimenticia individual y familiar, el suministro de esta sana y suficiente pero con constancia y perseverancia y a precios siempre los más bajos dentro del “standard” de vida; la reducción de los ‘barrigoncitos’, aquellos esqueléticos niños (…)


El “Boletín Mensual de los Ferrocarriles Nacionales de Colombia”, de julio de 1973 anotaba: “La Vuelta del tren: En las últimas décadas la ciencia y la tecnología han alcanzado un rápido progreso que ha llegado al punto paradójico de hacer recobrar vigencia a cosas que hasta ayer habían quedado obsoletas. Tal es el caso de la máquina de vapor. No hace mucho parecía desplazada definitivamente por el motor de combustión interna y el eléctrico. Hoy vuelve, en gloria y majestad, convertida en el corazón de las centrales nucleares, para permitir que el hombre aproveche esa energía”


El pasado nos interroga sobrela vuelta del tren, antes de la saturación de las dobles calzadas de carreteras. ¿Llegaremos tarde nuevamente?