Columnistas

Por una vejez meritoria y digna…
Autor: Abelardo Ospina López
9 de Abril de 2013


Desde luego que la población de adultos mayores de todo el país, debe recibir adecuada atención en asuntos de salud, de capacitación y recreación.


Desde luego que la población de adultos mayores de todo el país, debe recibir adecuada atención en asuntos de salud, de capacitación y recreación. Los proyectos en su beneficio: los referidos, a subsidios o “ayudas económicas  oficiales para atender ciertas necesidades individuales o colectivas”, bueno que tengan prelación…


El Presidente Juan Manuel Santos, según prensa de abril, firmó decreto creador de mecanismos de protección de la vejez con “la intención de que cada día sean más los trabajadores que en edad de jubilación (57 años para mujeres y 62 para varones, a partir del 2014), cuente con ingreso que “nos” permita tener una vejez digna”. Según Mintrabajo, al beneficio podrán acceder las personas con ingresos inferiores a un salario mínimo y las personas que, alguna vez, comenzaron a cotizar y no cumplen requisitos para recibir una pensión…


Si se han venido ejecutando programas para “beneficio de la primera infancia, la niñez y la juventud”, obvio que “los viejitos” también deben ser acreedores de oportunas ayudas, para finales…, en este mundo de contradictorio trajinar los caminos de la vida.  Entusiasma saber que para el 2018, tendremos cobertura universal para las personas que hayan pasado la frontera de los 65 años. Magnífico sería que tanto la empresa privada como la pública, se empeñaran en buscar que nuestro país, sea mucho más justo y con menores desigualdades.


La Ley 1616, con sanción presidencial del 21 de Enero/2013, garantizante del derecho a la salud mental de los colombianos, especialmente de niños, adolescentes, que también de “los viejos”, les han de aplicar el Sistema General de Seguridad Social en Salud, como encargado de la prevención, atención integral y la rehabilitación, según corresponda.


¿Cuándo sabremos que la Ley 1171 de 2007, relativa al tratamiento del adulto mayor, estará siendo aplicada? Una bella ancianidad es, ordinariamente, la recompensa de una bella vida”, escribió autor cuyo nombre no recordamos ahora. Y la Ley 1251 del 2008, nos dice, “que restablece y defiende los derechos de los adultos mayores y el trato justo y proporcional que se les debe dar, sin distingos de clase alguna”. ¿Será cierto que el 6% de los adultos, en Colombia, no tiene afiliación a ningún sistema de salud?    


“El atardecer de la vida”, bien vale que nuestros viejos, lo disfruten, con la deferente acogida de sus congéneres. 


El filósofo y estadista británico Sir Francis Bacon, escribió: “Vieja madera para arder, viejo vino para beber, viejos amigos en quienes confiar y viejos autores para leer”. Veteranos y sabios ellos, aunque no faltan “por ahí”, vapuleadores y maldicientes de la sabiduría y experiencia ajenas.


Recompensados y alabados siempre, nuestros viejos.