Mundo deportivo

The clock will pronounce a verdict
El reloj dictará sentencia
6 de Abril de 2013


La sexta y última etapa de la Vuelta al País Vasco tendrá hoy una distancia de 24 km en la modalidad contrarreloj con salida y llegada en Beasain. Será un recorrido sin altos puntuables, pero sí con varias subidas


Foto: EFE 

Sergio Luis Henao sigue demostrando que está a la altura de los mejores corredores del pelotón mundial.


Redacción/agencias 


El ciclista colombiano Sergio Luis Henao, quien corre para el equipo Sky Procycling, no solo se defendió ayer de los ataques de sus demás rivales sino que también buscó el triunfo en la quinta etapa de la 53 Vuelta al País Vasco (España), en la que finalmente se impuso su compañero de equipo, el australiano Richie Porte, quien tuvo más arrestos para entrar primero en la fracción de 166,1 kilómetros con salida en Eibar y llegada en Beasain y diez altos puntuables.


En una jornada muy dura en lo meteorológico, con lluvia durante buena parte del recorrido y mucho frío, pero de nuevo seguida en vivo por numeroso público, Porte remató el espléndido trabajo de su equipo.


El australiano tomó unos metros con respecto a los mejores de la carrera en los dos últimos kilómetros y llegó a la meta con cuatro segundos de ventaja sobre un grupo perseguidor de siete corredores liderado por el español Samuel Sánchez (Euskaltel), segundo.


En ese grupo estaban también el líder de la prueba, Henao -tercero en meta-, Nairo Quintana (Movistar) -cuarto- y Alberto Contador (Saxo Bank-Tinkoff) -séptimo-. Lo completaron Pieter Weening (Omega), John Gadret (Ag2r) y Simon Spilak (Katusha).


Porte no hizo sino continuar con el casi tiránico dominio de un Sky que ganó el miércoles con Henao en la Lejana y lidera la general con el colombiano en los tres últimos días. En ellos, la figura del australiano cada vez se ve más como el gran favorito a la victoria final con la crono de la última etapa como aval de su fuerte candidatura.


Al destaparse ayer en la meta de Beasain, Porte, sin duda, adelantó claramente en los pronósticos a un Contador que estas últimas etapas está a la expectativa y ayer sufrió sobremanera, como todos los demás, la infernal meteorología de la carrera. 


Lo sustancial de la etapa, la victoria parcial y sus consecuencias en la general, se desarrolló en los últimos seis kilómetros tras un ataque a 200 metros de la cima de Olaberria, una pared calificada de segunda categoría con 1,4 kilómetros al 12,14 por ciento.


Arriesgando en la bajada, Samuel logró unos metros de ventaja a cuatro kilómetros de la llegada, con Henao a su rueda, pero la fuga no prosperó y pronto llegó por detrás el resto de hombres fuertes de la carrera. A dos kilómetros atacó Porte, quien tuvo su recompensa al entrar en solitario a la meta.