Columnistas

Economía antioqueña
Autor: Lázaro Tobón Vallejo
28 de Marzo de 2013


La Cámara de Comercio de Medellín para Antioquia ha publicado el informe anual sobre el desempeño de la economía regional y la quinta edición de la Revista Antioqueña de Economía y Desarrollo-Raed-.


La Cámara de Comercio de Medellín para Antioquia ha publicado el informe anual  sobre el desempeño de la economía regional y la quinta edición de la Revista Antioqueña de Economía y Desarrollo-Raed-.


En relación con el primer informe, nos dice la Cámara que la economía antioqueña creció 4 puntos por encima del total país (4.4 %) y se proyecta para el presente año un crecimiento del 4.8 % en el PIB antioqueño. El 14.7 % es generado por la industria, que en el Valle de Aburrá genera 370.000 empleos, el 22 % de la exportaciones industriales del país son generadas en nuestro departamento.


La Raed hace la relación de la estructura empresarial de Antioquia, en donde el sector productivo a 2011 estaba concentrado el 71.5 % en el Valle de Aburrá, el 7,9 % en el Oriente, el 5,4 % en Urabá, 3,9 % en Magdalena Medio, 2,7 % en Norte, 2.6 % en el Bajo Cauca, 2,6 % Nordeste, 2,2% Suroeste, 1,3% en Occidente.


La revista también trae a colación el tema de la densidad empresarial, relación entre el número de empresas por habitante, lo que impacta en las posibilidades del crecimiento del PIB. Dice la Cámara que el municipio con mayor densidad empresarial es Sabaneta (48.3 empresas/1000 habitantes) y el de menor densidad es Toledo (3 empresas /1000 habitantes). El departamento aproximadamente tiene 20 empresas por 1000 habitantes, ligeramente por debajo de la densidad empresarial nacional, pero superior al de Venezuela.


Las microempresas constituyen la gran base de la estructura empresarial antioqueña. La gran empresa asentada en su totalidad en el Valle de Aburrá, representa el 0.8%, mientras que la mediana empresa están constituidas en el Valle de Aburrá el 2,4%, 1.0% en el Oriente, el 1,1% en Urabá. 


Por sectores económicos el tejido empresarial está distribuido así: el primario concentra el 2,9 %, el manufacturero y de la construcción el 16,3 % y el de servicios el 80.8 %. La educación solo representa el 0.7 % de ese tejido empresarial.


El desglose del subsector educativo en las 9 subregiones es el siguiente: Valle de Aburrá (0.87 %), Urabá (0,57 %), Oriente (0.49 %), Bajo Cauca (0.41 %), Norte (0.26 %), Magdalena Medio y Nordeste (0.17 %), Suoreste (14 %) y Occidente (0.0 %).


A manera de conclusión la distribución de la concentración del sector productivo en las 9 subregiones, se puede observar con base en el principio de Pareto (80-20), que entre el Valle de Aburrá y el Oriente está la riqueza productiva del departamento (79.4 %). Estructura que debe llevar a pensar, como lo he manifestado en otras ocasiones, en la necesidad de generar polos de desarrollo en las otras subregiones, pero ese desarrollo debe ir acompañado de una revolución educativa, no es suficiente la regionalización de las universidades públicas para atenderlas. Pero tampoco se puede ver la educación con el ánimo mercantilista, sí se requiere una mayor inversión público-privada en este subsector para jalonar el desarrollo con equidad a través de unidades empresariales que generen valor agregado.