Economía

Low confidence of industrialists and merchants in February
Baja confianza de industriales y comerciantes en febrero
27 de Marzo de 2013


El Índice de Confianza Industrial, ICI, se ubicó en -3 %, con un deterioro de 13,1 puntos con respecto al mismo mes del año anterior. También cayó el Índice de Confianza y Comercio, Icco, que con 12,9 % es su peor registro desde 2009.


Foto: Cortesía 

 

Hubo un detrimento en la percepción de las condiciones económicas para la inversión. Pasó de 15,4 % en febrero de 2012 a 0,3 % en febrero de 2013.

 

 


Redacción Economía.


Los sectores de la industria y del comercio sufrieron un bajonazo en los indicadores de confianza y expectativa,  mientras que la construcción mostró optimismo en su percepción actual y futura, según la Encuesta de Opinión Empresarial, EOE,  de Fedesarrollo correspondiente a febrero. 


En detalle, el Índice de Confianza Industrial, ICI, mostró un retroceso en los tres elementos que la componen con respecto a  los resultados de febrero  de 2012. El volumen actual de pedidos pasó de -12,1 %  a -31,3 %, el nivel de existencias fue de  -3,7 % y el mes anterior fue de 7,3 %  y las expectativas de producción para los próximos tres meses, pasó de  38,7 % a 29,3 %.


En días pasados, el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas Santamaría, expresó su preocupación por la desaceleración del sector industrial, que hoy toma más fuerza con la encuesta de Fedesarollo. 


“La tasa de interés es el problema, cerca de $1.800 por dólar, hace que lo que viene importado llegue más barato y se hace difícil exportar porque cuando miramos nuestros costos y los convertimos a dólares, no somos competitivos”, es una de las razones que da el ministro y que explica el bajonazo en la confianza de los empresarios.


Igualmente, hubo un retroceso en los resultados de la encuesta a los comerciantes, quienes en su  percepción de la  situación económica actual de su empresa, pasaron de 52,5 % a 25,6 %. En cuanto al nivel de existencias, en febrero  de 2012 fue de 10,1 %  y para el mismo mes de este año, fue de  21,0 % y la expectativa para el próximo semestre tuvo un deterioro, pasó de 51,8  % a 34,2 %. 


La propuesta del ministro de Hacienda es que el Banco de la República compre dólares masivamente porque así se sube la tasa de cambio, y por ende, el precio del dólar y anunció que “en febrero se compraron US$819 millones, si continuamos a ese ritmo, al final del año hemos comprado US$10.000 millones, casi el doble de 2012, cuando se compraron US$4.800 millones”. 


Finalmente, fue el sector de la construcción el que repuntó en su percepción de confiabilidad. El 41,1 % de los encuestados aseguró que la situación económica actual de su empresa está mejorando, el 35,3 % dijo haber construido más en el primer trimestre del año  y el 41,1 % aseguró que construirá más en los próximos tres meses. 


Estos resultados favorables coinciden con el arranque de la locomotora de la construcción que ubica a Antioquia como el departamento que jalona al sector en el país, gracias a las 16.000 viviendas que se están construyendo. 


 



Panorama incierto

 


La semana anterior, el Dane entregó los resultados del PIB en 2012, en el cual el sector manufacturero tuvo la mayor caída, además se conocieron los datos de producción de esta industria en enero, en el que de 48 subsectores industriales, 28 registraron disminución en su producción. Mientras que siete actividades restaron 2,8 % a la variación total, como es el caso de las confecciones, minerales no metálicos hilatura y tejedura, hierro y acero, papel, cartón y sus productos, producción de carne y pescado y productos de plástico. 


Diego Agudelo, profesor de la Escuela de Economía y Finanzas de Eafit,  coincide con el ministro de Hacienda en que la revaluación es uno de los principales problemas del sector. El catedrático explicó  que este fenómeno, sumado a la desaceleración interna,  “encarece las importaciones de materia prima para la industria y los hace menos competitivos en términos de intercambio con otros países exportadores”.


Una de las soluciones, según Agudelo, es que Colombia replantee su política industrial que no ha sido propiamente la mejor desde hace años y que el Gobierno debe reforzar el tema de la seguridad, “pero principalmente se necesita una mayor ejecución en la infraestructura vial y de puertos, pues la plata está, pero es un problema de ejecución”.