Editorial

Camino a la unidad liberal
19 de Marzo de 2013


La meta siguiente es la de la consolidación en Antioquia de un partido fuerte que recupere su vocación mayoritaria porque logra representar los intereses más caros a las gentes del departamento y el país.

 


En reunión realizada el pasado fin de semana, seis grupos liberales antioqueños suscribieron un acuerdo de trabajo para coordinar esfuerzos hacia las elecciones de Congreso, inicialmente, y de mandatarios departamentales y municipales, en el mediano plazo. Con la estrategia buscan alcanzar dos curules en el Senado y cuatro más en la Cámara de Representantes, ampliando así la representación liberal antioqueña en esas corporaciones públicas. Confiamos que esta aproximación sea un paso hacia la anhelada unidad de los sectores mayoritarios del liberalismo antioqueño en un directorio fuerte y con vocación de poder.


En el acuerdo convergen tres grupos liberales que han venido trabajando en forma coordinada desde el año 2000, cuando el Partido, en cabeza de Guillermo Gaviria Correa, reconquistó la Gobernación de Antioquia. Se trata de Unidad Liberal, al mando del exparlamentario Ramón Elejalde Arbeláez; el Liberalismo Socialdemócrata, guiado por el senador Eugenio Prieto Soto, y el Liberalismo de Envigado orientado por el actual alcalde, Héctor Londoño. La Concertación ha demostrado el valor de la confluencia de distintos sectores en torno a propósitos superiores por el bien de los antioqueños y los medellinenses. 


El ingreso de los grupos de la Universidad de Medellín, encabezado por el rector Néstor Hincapié Vargas; de Participación Liberal, orientado por el concejal Fabio Humberto Rivera; y el nuevo grupo que representa la candidata al Senado, Sofía Gaviria, consolida la convergencia que nació en la campaña que llevó a Aníbal Gaviria a la Alcaldía y se ha mantenido en la coalición mayoritaria del Concejo de Medellín. Con esta capacidad de trabajar concertados, se fortalecen también los acuerdos éticos y programáticos en torno a la cultura de la legalidad, la equidad, la seguridad y el desarrollo sostenible, que alimentan esa alianza partidista y programática.


Con su acuerdo, los más destacados jefes liberales antioqueños realizan las aspiraciones de la Ley Estatutaria de Partidos y Movimientos Políticos, en sus aspectos sobre el funcionamiento de los partidos y la fijación de reglas electorales que buscan la cohesión de las colectividades para que sean capaces de resistir los embates de la corrupción y de gobernar en perspectiva del interés común. 


Recibimos con gran esperanza este acuerdo que inicialmente fija las reglas de juego para la selección de candidatos propuestos por cada uno de los seis grupos para que lleven al Senado y la Cámara la vocería de los sectores mayoritarios del Partido Liberal en Antioquia. Por esa misma razón, lo vemos como un paso inicial hacia la declinación de las ambiciones personales en procura de un directorio unificado, disciplinado ante unas pautas claras de democracia interna, y con capacidad y fuerza para hacer respetar los principios del partido y las leyes sobre transparencia electoral.


El reto para los jefes liberales comprometidos en esta concertación no es, pues, el de ganar los escaños esperados en las próximas elecciones, sino el de configurar un modelo que logre permanecer en el tiempo y promover el fin de la proliferación de organizaciones de garaje, carentes de legitimidad democrática y proclives a la corrupción de las costumbres electorales. La meta siguiente es la de la consolidación en Antioquia de un partido fuerte que recupere su vocación mayoritaria porque logra representar los intereses más caros a las gentes del departamento y el país.


En los años cincuenta del siglo XX el gran liberal que fue el doctor Alfonso López Pumarejo acuñó la famosa frase según la cual “el meridiano de la política nacional pasa por Antioquia”. La retomamos hoy porque vemos con gran esperanza que este paso que dan nuestros jefes liberales se convierta en un modelo para los partidos colombianos, tan necesitados que están de unificarse en torno a sus principios y plataformas ideológicas. Ojalá el ejemplo madure y perdure en el tiempo.