Columnistas

Cabalgatas en Colombia
Autor: Iv醤 Guzm醤 L髉ez
19 de Marzo de 2013


Admirable, por decir lo menos, es la tarea que cumple Cabalgatas en Colombia, una empresa orientada a la organizaci髇 y realizaci髇 de eventos equinos, que hoy goza de plena madurez


Admirable, por decir lo menos, es la tarea que cumple Cabalgatas en Colombia, una empresa orientada a la organización y realización de eventos equinos, que  hoy goza de plena madurez, pues por estos días está celebrando 20 años de presencia en los municipios de Antioquia y de Colombia. Fiel a su misión, desde 1992 promociona el turismo y fomenta el civismo y el progreso de los municipios antioqueños y colombianos, apoyando con un buen porcentaje de los recursos obtenidos en la respectiva cabalgata, obras que son prioritarias para el desarrollo de la comunidad y el bienestar de los pobladores. Adicional, la cabalgata es una oportunidad real para que los caballistas, su acompañante (mínimo una persona, por los cuidados que demanda el equino) y aquellos que llegan al municipio sede del evento, conozcan y disfruten de su paisaje, sus lugares turísticos, sus costumbres, su culinaria, sus productos típicos, su comercio, y en general compartan amistosamente con la población raizal. Huelga decir que la masiva participación de cientos de binomios, concentrados en el lugar programado, animados por la credibilidad y la confianza que inspira la organización Cabalgatas en Colombia, se convierte en un espectáculo inigualable para propios y extraños y en un acontecimiento cultural, social y económico para el municipio anfitrión.


Javier Giraldo Garcés es corazón y alma de Cabalgatas en Colombia. La idea, hoy empresa de vivo reconocimiento, como ya se dijo, empezó desde el año 1992, cuando Javier participó en una cabalgata que se hizo en San Vicente Ferrer, municipio del Oriente antioqueño, montando un caballo prestado por un amigo suyo. Cuenta Giraldo Garcés, entre otras cosas, expresidente del Círculo de Periodistas de Envigado, que “fue tanta la emoción y la pasión que sintió en su primera experiencia como caballista, que a la semana siguiente compró el caballo que le habían prestado, y hasta el día de hoy no ha habido poder divino o humano que lo baje de su actual caballo, Tormento, reemplazo de Parrandero, fallecido en la cabalgata de la Feria de las Flores del año 2000, el cual a su vez sucedió al Mono, que tuvo como antecesores a Sultán y a la yegua Pava”. El trabajo, el estudio, la paciencia y la responsabilidad, se han conjugado para hacer de Javier Giraldo un empresario creíble, exitoso y amigo de las comunidades. A lo largo de veinte años, se ha ganado motes como: El Cabalgatero Mayor, El Rey de las Cabalgatas, El Hombre detrás de la Crin, Míster Equino, El Señor de los Caballos, entre otros, considerados por él, como verdaderos trofeos a su esfuerzo y profesionalismo.


Lo más admirable de este señor y esta empresa, es su aporte a las comunidades antioqueñas y al desarrollo social. Contrario a lo que hacen algunos amigos políticos que ponen un huevo de tanto en vez y cacarean todo el año, Javier ha dejado obras regadas por todo el departamento, en municipios como: Copacabana, Girardota, Barbosa, Santa Fe de Antioquia, Bolombolo, Venecia, Jardín, Ciudad Bolívar, Andes, Caldas, Titiribí, Armenia Mantequilla, San Antonio de Prado, El Retiro, La Ceja, Santuario, Marinilla,  Santa Elena (Medellín), Itagüí, Guarne, Caramanta, Cauca Viejo, Tarso, El Carmen de Viboral, Alejandría, Granada, Concepción, San Rafael, Guatapé y Sopetrán.


Particularmente exitosas han sido  sus cabalgatas en mi querido Sopetrán, Capital frutera de Colombia y tierra del gran José María Villa y del poeta Carlos Mazo; allí se vienen realizando ininterrumpidamente, por espacio de 7 años. La última, hecha el sábado 23 de febrero de 2013, llamada justamente La Cabalgata del Agua de Sopetrán, entregó recursos por 13.343.750 pesos, a la Junta de Acción Comunal de la vereda El Rodeo, recursos que hoy, pulcramente, se están usando para la pavimentación de la vía al Rodeo. De las cabalgatas anteriores, se han beneficiado: la Parroquia de Córdoba y la Fundación José María Villa, la Parroquia de Córdoba y Hogar del Anciano de Sopetrán, los damnificados de la ola invernal (2009), el Hogar del Anciano, el parque infantil de la calle 11 (barrio situado en el área urbana) y el Cuerpo de Bomberos del Municipio.


Esta labor, que el 5 de junio de 2008 le valió a Javier Giraldo Garcés el haber recibido de la Asamblea Departamental de Antioquia, la Orden al Mérito Cívico Empresarial Jorge Robledo, grado plata, a más de múltiples reconocimientos de alcaldías y concejos municipales, merece todo el reconocimiento de los antioqueños, pues, sin ningún “cacareo”, hace por Antioquia lo que no quieren (o no pueden) hacer aquellos que han sido ungidos (¡con votos!) para servir a la comunidad.


Puntada final: felicitaciones a Conconcreto, por su aporte para rehabilitar nuestro Puente de Occidente. Otro que, como Javier, “pone” mucho y cacarea poco. Deberían copiarles en la Gobernación de Antioquia.