Columnistas

羘imo ante la adversidad
Autor: Jaime Greiffestein
19 de Marzo de 2013


No es f醕il conservar el 醤imo ante la adversidad, porque posiblemente vendr韆 el desespero y la queja a Dios.


 No es fácil  conservar el ánimo ante la adversidad, porque posiblemente vendría el desespero y la queja a Dios. Sir Tomas Moro -lord canciller de Inglaterra, humanista, laico, santo- nos da una lección de visión sobrenatural y fortaleza en una carta a su esposa al recibir la noticia del incendio de sus graneros y los de sus vecinos, que dice así:


“He sido informado de la pérdida de los graneros nuestros y vecinos, junto con todo el grano de los mismos, y aunque (respetando los designios de Dios) sea una gran lástima la destrucción de tanto grano de calidad, sin embargo, ya que a Él le plugo el envío de una oportunidad, nosotros no solo hemos de estar contentos sino también alegrarnos de su visita. Él nos había enviado todo lo que ahora hemos perdido  y sus deseos se habrán realizado al retirar lo que ya nos hubiera concedido.


No guardemos rencor por esto y aceptémosle a Él en su verdadero valor y con nuestro profundo agradecimiento  tanto en la adversidad  como en la fortuna; tal vez tengamos más motivos para agradecerle la pérdida que la ganancia, porque su sabiduría descubre mejor que nosotros aquello que nos conviene. Consecuentemente alegraos y tomad a toda la familia a la iglesia con vos y dadle gracias a Dios por aquello que nos concedió, por lo que Él se llevó y por lo que nos ha dejado, lo cual puede, si quiere, aumentar o disminuir según su libre albedrío.


Os ruego investiguéis la cuantía de las pérdidas de nuestros pobres vecinos y les ordenéis que no se dejen llevar de la preocupación, porque no me quedaría ni siquiera una cuchara si alguno de mis vecinos tuviera que soportar una pérdida a causa de lo que hubiera sucedido en mi propio hogar. Os suplico no os dejéis llevar por la tristeza con mis hijos y criados...”.