Economía

Agreements of the rice sector.
Acuerdos del sector arrocero
Autor: Johana Ramírez Gil
15 de Marzo de 2013


Establecer una franja de precios y regular las importaciones de arroz, fueron los acuerdos que evitaron un nuevo paro en el país.


Foto: Cortesía 

El colombiano promedio consume 40 kilos de arroz en un año, siendo este uno de los sectores agrícolas  más importantes del país. 


A partir de este lunes 18 de marzo, comienza a regir el acuerdo logrado entre el Ministerio de Agricultura y el Movimiento de Dignidad Arrocera en la ciudad de Villavicencio,  que evitó el paro de productores programado para el próximo martes.  La orden de Roberto Botero, vocero de los arroceros, fue: “El paro queda desmontado a partir de este momento”. 


En el punto central del acuerdo, se estableció una franja de precio para carga en el interior del país que tendrá un piso de $122.000 y un techo de $132.000. Mientras que en Villavicencio, una de las ciudades con mayor producción del grano, el piso será de $110.000 y el techo de $120.000.


Así las cosas, los productores de arroz no quedan a la merced de las variables de los indicadores del mercado, sino que tienen una estabilidad en los precios, lo que les permite proyectar sus siembras. El ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, advirtió a los molineros que no les podrán pagar menos dinero a los arroceros y que los precios establecidos regirán hasta el 31 de diciembre cuando se analizarán los temas financieros. 


Igualmente, se concretaron otros proyectos como la creación de una gerencia especial en el Banco Agrario para analizar cuándo se justifica la reducción o reprogramación de los créditos de los arroceros. Además, el ministro explicó que “se trabajará para reducir los costos de los insumos y de los fertilizantes dentro de los marcos legales y así reducir los costos de producción y hacer más competitivo el sector del arroz”.  


Por su parte, el presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia, SAC, Rafael Mejía, celebró que el Gobierno y los arroceros hubiesen llegado a un acuerdo, el cual tildó de “satisfactorio para las partes”, y destacó que “los agricultores dialogaron con unas fórmulas sin comprometer los recursos fiscales. Se respetó la institucionalidad y las reglas de juego”. 


De acuerdo con el dirigente, “es muy arduo el trabajo de los arroceros, ahora ellos están intentando reducir costos para producir más eficientemente. El gremio debe  entender que esto no lo resuelve solo el Ministerio de Agricultura sino que es necesaria una política de Estado dirigida especialmente al sector agropecuario”. 


Finalmente, se convino una serie de apoyos en la investigación científica y tecnológica con el fin de implementar proyectos sanitarios,  para evitar que las plagas y los insectos ataquen los cultivos de arroz que se han visto afectados en los últimos meses. 




Freno a las importaciones


Las importaciones de arroz fue uno de los aspectos cruciales que negociaron el ministro y los arroceros. El año anterior, el Gobierno autorizó la entrada al país de $160.000 toneladas del grano vía TLC con Estados Unidos y 90.000 toneladas más de los países productores de la Comunidad Andina de Naciones, CAN, como Ecuador, Bolivia y Perú. 


En ese sentido, Juan Camilo Restrepo dio un parte de tranquilidad a los arroceros y aseguró que “no importará ni una tonelada de arroz de Perú y Ecuador salvo que haya déficit del mercado y se necesite proteger al consumidor. Las importaciones serán moderadas”.  La decisión también fue aprobada por el presidente de la SAC: “Es importante que el arroz llegue cuando haya escasez y no cuando esté saliendo la cosecha, porque buscamos orden en los precios y en la siembra”.