Columnistas

Detrás del premio a la ciudad
Autor: Jaime Tobon Villegas
13 de Marzo de 2013


Para algunos ha podido ser esta excelente noticia una sorpresa caída de lo alto del cielo.


Para algunos ha podido ser esta excelente noticia una sorpresa caída de lo alto del cielo. Pero resulta que si nos devolvemos a las últimas administraciones del municipio y del departamento encontramos los cambios sustanciales, especialmente en las últimas tres administraciones hoy, en cabeza del joven líder Aníbal Gaviria Correa.  Antioquia, la más Educada del Gobernador, El Metro y su Cultura, Transporte Masivo, Metroplus, crecimiento de las universidades tratando sobre la calidad, la extensión, la investigación, la innovación y la competencia, tanto las públicas como las privadas, así como los institutos tecnológicos y politécnicos, con la colaboración del Sena, el Parque Explora y el incremento de construcciones para la ciencia y la tecnología. 


Cuando empezó esta campaña, el señor Alcalde nunca imaginó que tenía que competir con 200 ciudades del mundo, después con 25, y luego con Nueva York y Tel Aviv. Y el triunfo no fue de oídas. La Comisión que visitó la ciudad se pudo dar cuenta del adelanto social y económico que se está llevando a cabo con un compromiso y emprendimiento de lo que ha sido la alianza universidad, empresa privada y gobierno, lo mismo que los gobiernos departamental y municipal, como un conjunto de procesos para sacar la ciudad de la Tacita de Plata y ponerla al servicio de la humanidad.


Este premio implica el más grande compromiso que haya adquirido administración alguna. Nos queda educación con calidad y pertenencia, la cobertura total, la calidad de profesores y maestros, las transformaciones locales de espacios públicos y zonas verdes, el cinturón verde sobre Medellín, y todo lo que toca con la salud, la vivienda, la movilización y el transporte, en una ciudad ya comprometida por falta de una visión de más largo plazo que hubiera permitido el desarrollo armónico de la ciudad. Las zonas de tugurios y barrios marginados necesitan tratamiento especial y, desde luego, la seguridad en el centro y en las comunas. 


Muy comedidamente nos permitimos sugerir a la Administración Municipal pensar  en crear varias Estaciones de Policía en las comunas de mayor conflicto, con el personal y elementos suficientes que garanticen una justicia pronta y oportuna al alcance de sus habitantes.  


Cae este maravilloso premio en el preciso momento cuando los países del mundo deben reunirse entre el 20 y 22 de junio del presente año para llevar a cabo la “Conferencia de desarrollo sostenible de Río de Janeiro”, conocida a como “Río de Janeiro+20”. Se calcula que asistirán 75 mil personas de 193 países, 130 jefes de estado y miles de otras instituciones, como las ONG. Los propósitos de esta magnífica conferencia serán: 1. La creación de un modelo que permita una economía verde; 2. Que reduzca la pobreza; 3. Una nueva institucionalidad global. 


Esta conferencia, de una significación incalculable, revisará los ocho desafíos del milenio que se propusieron en el año 90 para el año 2015 y, en algo se ha avanzado. Según la directora de la Cepal, doctora Alicia Bárcena: “La pobreza en América latina disminuyó de 40.6 % a 26.6 % y la indigencia de 18.6 % a 8.4 %. La cifra de pobres bajó de 204 millones a 167 millones entre 1995 y 2004, a 66 millones la indigencia”. Consideramos que lo más importante de estas cifras para el caso de Medellín y Antioquia es tener una clara conciencia de cuál es la ciudad que queremos para mejorar las condiciones de vida sostenible y vivienda mejorada para las nuevas generaciones. Recordemos los ocho retos del milenio: erradicar la pobreza; primaria universal; igualdad entre géneros; mortalidad infantil; salud materna; derrotar el paludismo y otras pandemias; medio ambiente y desarrollo con un sistema financiero de los países ricos sin discriminación.


Destruir edificios, casas etc., para hacer nuevas vías, imposible. Disminuir el transporte, menos. Será una ciudad de 10, 20 o 30 millones de habitantes con todos los conflictos que esto conlleva o resolvemos modificar algunos parámetros de desarrollo y hacer una ciudad más viable con equidad y justicia sostenibles en el tiempo. Vale la pena que todos los estamentos que integran la comunidad empiecen a definir la ciudad del futuro. Ese es su desafío doctor Aníbal, ¡adelante!