Columnistas

UNE: bocado de tiburón
Autor: Guillermo Maya Muñoz
8 de Marzo de 2013


Cuando el alcalde Aníbal Gaviria nombró al colombo-suizo Marc Eichmann Perret como Gerente de UNE, todos en Medellín se preguntaban de dónde lo había sacado.


Cuando el alcalde Aníbal Gaviria nombró al colombo-suizo Marc Eichmann Perret como Gerente de UNE, todos en Medellín se preguntaban de dónde lo había sacado. Sin embargo, y extrañamente, en la Antioquia hiper-regionalista nadie mencionó su origen, ni objetó su nombre. Admirable. La elocuencia del silencio. No critico. Resalto.


¿Quién es Eichmann? Su hoja de vida en telecomunicaciones nos da una idea: “Fue director de estrategia comercial de Telefónica Movistar; Controller (interventor) del corporativo en Movistar y Telecom; gerente de costos y rentabilidad de Telefónica Colombia”. Es decir, su experiencia más relevante es con Coltel, la fusión de Telecom-Colombia con Telefónica-España, que ha producido tantas pérdidas y que ha tenido que ser capitalizada por el Estado colombiano en 3.5 billones de pesos en 2012, que también se van a perder en manos de los españoles. Es decir,  Eichmann es un hombre de fusiones. Se entienden las razones de su designación.


Por otro lado, Eichmann dejó a mucha gente intranquila con sus palabras: “Desde la campaña de Aníbal Gaviria quedó claro que soluciones como una venta no estaban planeadas. Sin embargo, en la medida en que se pueda aportar valor, sin sacrificar valor, se pueden firmar acuerdos” (UNE necesitará deuda para financiar inversiones de 2012, Dinero.com, feb 22-2012). Una cosa son acuerdos y otra cuando dos compañías se fusionan en una, y una de ellas desaparece y sus dueños pierden el control.


¿Quién controla a quién? Eichmann defiende la fusión de UNE con Millicom con fórmulas  desgastadas y manidas: “Este es un gana-gana donde todos ponen y todos ganan” (Proyectos de acuerdo para la fusión UNE-Millicom (…) (elmundo.com, marzo 2-2013). Sin embargo, y es más grave aún, Eichmann defiende la fusión pero se refugia en la oscuridad de la confidencialidad para definir quién va a tener el control de la empresa, aunque si usted lee bien se sobreentiende: Millicom. Pregunta Portafolio: ¿Quién quedará con el control? Respuesta: “Son temas que están cobijados dentro de la confidencialidad de las negociaciones iniciales. El control de la entidad resultante estará definido en la etapa definitiva de la negociación” (Se prepara fusión de UNE y dueño de Tigo, Portafolio.co, feb 5-2013). ¿Confidencialidad? ¿Estamos hablando de una empresa de propiedad pública cuya fusión será aprobada o no por el Concejo de Medellín? Los medellinenses tenemos el derecho a saber quién  se quedará con el control de UNE. 


Por otro lado, hay entre muchas dos inquietudes, que el Concejo de Medellín debería considerar en el debate sobre el proyecto de fusión UNE-Millicom. Primera: ¿Qué argumentos se esgrimen para la fusión? La revista Dinero afirma que: “Millicom y EPM han mantenido una relación cercana y exitosa durante los últimos seis años como socios en la compañía Colombia Móvil –Tigo” (Tigo, UNE y Millicom serán uno solo en comunicación móvil, Dinero.com, febrero 5-2013). Se afirma, pero no se demuestra. En este sentido, repito la pregunta de mi columna anterior, “Une, regalito para Millicom” (El Mundo, marzo 1-2013): ¿Cuántos ingresos por ganancias, en los últimos siete años, ha derivado EPM de su propiedad del 25 % en Tigo, desde que cedieron, conjuntamente con ETB, el control de la compañía a Millicom? Alcalde Petro, usted como responsable de ETB responda, ¿cuánto ha ganado ETB con la venta de OLA a Tigo-Millicom?


Segunda: ¿Con qué dinero compró Millicom a OLA? Según Alejandro Ceballos Zuluaga, el primer Gerente UNE, en declaraciones a El Colombiano (La venta de Ola a Millicom salvó el patrimonio público, 2006) Millicon debió pagar 300.000 millones de pesos (mdp) por el 50 % más una acción de OLA, en capitalización 846.000 mdp para expansión y cobertura, y entregar 51.000 mdp, tanto a ETB como a EPM, en pago por un crédito de los dos en 2006 a OLA. Milicom en realidad hizo la capitalización sin poner un solo peso, es decir, con el flujo de caja de Tigo-Colombia (OLA), sin repartir utilidades a sus socios. En este sentido, los concejales de Medellín deberían pedir certificaciones al Banco de la República de la inversión directa extranjera hecha por Millicom, para esclarecer este asunto. 


Ahora, Millicom quiere “tragarse” a UNE, sin pasar por ninguna subasta, de la misma manera que compró a OLA (Tigo), con el flujo de caja, obteniendo el control absoluto, y sin repartir utilidades a EPM. Si es así, socios con burro amarrado, y EPM no es capaz de desarrollar a UNE, lo mejor es vender. No les comamos cuento a los “expertos” que sólo están esperando sus contratos y sus  comisiones.