Mundo deportivo

“Wire-tappings” that affect Botero
“Escuchas” salpican a Botero
7 de Marzo de 2013


El juicio de la Operación Puerto entró a la etapa de las audiciones, decisiva contra los acusados, que se enfrentan a una pena de dos años de prisión y otros tantos de inhabilitación.



 

El colombiano Santiago Botero corrió doce años en el ciclismo europeo.

 

 


EFE


La segunda sesión de audiciones en el juicio de la Operación Puerto desveló que Eufemiano Fuentes trató a un ciclista que consiguió cuatro medallas de plata en pista y al colombiano Santiago Botero, además de  otro corredor vasco que le reclamó sustancias a las que se refería como “yogures”.


El doctor Eufemiano Fuentes recomendó al ciclista colombiano Santiago Botero que esperara a terminar una etapa de la Volta a Cataluña 2006 para seguir con su tratamiento, porque “después de una etapa muy dura sienta mejor” y “no es para andar más, sino para poner la base para después”.


“Prefiero que lo hagas mañana después de una etapa muy dura porque sienta mejor. Esto no es para andar más, sino para poner la base para después, pero poniendo la base uno se queda mal. Cuanto más cansado estés, mejor, mañana tu cuerpo está más receptivo. Todo lo que mañana sufras te viene bien para la comidita esa”, explicó Fuentes al corredor colombiano, entonces en el Phonak.


Botero, ganador de etapas en el Tour de Francia, fue exonerado por la Comisión Disciplinaria de la Federación Colombiana de Ciclismo al considerar que las pruebas aportadas contra él por la Guardia Civil sobre su implicación en la Operación Puerto no estaban “validadas ni autentificadas” por “autoridad judicial competente”.


En la conversación mantenida por Fuentes y Botero el 17 de mayo de 2006, intervenida por la Guardia Civil y escuchada ayer en el juicio de la Operación Puerto, el médico canario dio consejos y tranquilizó al corredor después de haber quedado a cinco segundos del líder, el suizo Fabián Cancellara, en el prólogo de la Volta.


“Por la temperatura no pasa nada y si lo haces con cuidadito y no se contamina... ya ves a los drogatas que mezclan la heroína con el grifo y mueren después de muchos años por otras cosas... así que tranquilo, yo prefiero que sea mañana”, le dijo Fuentes.


Yo por ti, tú por mí


Después de que Botero le dijera que había ido “pegado” y que estaba “mejor” tras haber “hablado con Ignacio”, Fuentes le dijo que le entendía y que él estuvo “varias veces a punto de tirar todo por la borda”.


“Pero luego me acordaba de mis hijos, que pueden necesitarme y tengo que tener dinero suficiente... Tú, con la condición que tienes de poder ganar el dinero que es casi impensable, aunque no sea una diversión para ti sino un trabajo... Solo tienes que dar pedales, tampoco te pido que pongas mucha ilusión”, le indicó Fuentes.


Botero le respondió que era “un privilegiado” y le cuestionó sobre si debía alterar el tratamiento después de haberlo hecho “anteayer”.


“Me tocaba anteayer y fui muy suelto. Traje lo que me dijiste, pero tan poquito... justito como una botica, hablé con Ignacio”, continuó el corredor colombiano.


Tras esto Fuentes cerró la conversación. “Mañana yo hago el pago. Es de bien nacido ser agradecido, yo hago cosas por ti y tú por mí. Mañana prometo ver la tele, pero no esperes nada de ti, a seguir la programación y punto”, concluyó.


 



Él lo sabía

 


Las conversaciones escuchadas ayer, que fueron grabadas entre el 17 y el 22 de mayo de 2006 -Fuentes fue detenido el 23- confirmaron que el médico español era consciente de que uno de sus teléfonos -llega a decir que lleva varios encima- estaba intervenido y así lo hizo constar, incluso en tono jocoso en alguna de ellas.


“Saludo a todos los que nos escuchan. Esto es una grabación de prueba que estamos ensayando dos amigos para si quieren organizarnos alguna broma”, dijo Fuentes durante un diálogo con un corredor vasco, que le llamó para preguntarle cuándo iba a recibir un “yogurcito”, que le “vendría muy bien”.


Fuentes, que le indicó que debía “diluirlo en una botella de medio litro de agua, con un poquito de sal, y beberlo directo”, se despidió de su interlocutor en euskera, antes de enviar un sms a Ignacio Labarta -acusado junto a Fuentes, su hermana Yolanda, Vicente Belda y Manolo Saiz-.


También quedó confirmado que, pese a que en el juicio declaró que desconocía la trama de dopaje que dirigía su hermano, Yolanda Fuentes le hizo de intermediaria con algunos corredores y también recibía medicamentos.


De este modo, en una de las grabaciones, Eufemiano pide al colombiano Botero que se ponga en contacto con su hermana para que le dé alguna de las sustancias que precisa; mientras que en otra charla con Labarta, y asegura que la mayor parte de los frascos con pastillas que recibió en su domicilio son para Yolanda.