Fútbol en el Mundo

The “Theatre of Dreams” lived a nightmare
El Teatro de los Sueños vivió una pesadilla
6 de Marzo de 2013


El 15 de marzo se realizará el sorteo para definir los emparejamientos de los Cuartos de final de la Liga de Campeones, que se jugarán los días 2 y 3 de abril la ida y 9 y 10 del mismo mes los partidos de vuelta.


Foto: EFE 

Con el ingreso de Luka Modric, el Real Madrid supo aprovechar la superioridad numérica para darle vuelta al marcador.

 


EFE


Un obús lejano del croata Luka Modric y un remate de Cristiano Ronaldo sirvieron al Real Madrid para remontar, cuando se vio en superioridad tras la expulsión del portugués Nani, el encuentro de vuelta de los octavos de la Liga de Campeones ante el Manchester United (1-2) y firmar su pase a la siguiente fase.


Los blancos, que habían empatado como locales (1-1) en la ida, se sobrepusieron a un gol en propia puerta del español Sergio Ramos en el minuto tres de la segunda parte y a la férrea defensa que habían plantado en Old Trafford unos “Diablos Rojos” que planeaban pasar la eliminatoria al contragolpe, pero se vieron mermados por la tarjeta roja que vio Nani en el minuto 56.


Con un futbolista más, los de José Mourinho supieron darle la vuelta al marcador y defenderse después de las últimas embestidas de los ingleses, que se encontraron con la firme oposición del arquero Diego López.


La función en el “Teatro de los Sueños” se abrió con dos ovaciones cerradas, una a Ronaldo, que regresaba a la que fue su casa durante seis temporadas, y otra a Ryan Giggs, que a sus 39 años cumplía, confinado en la banda derecha, mil encuentros como profesional.


El encuentro era de alta tensión y ambos equipos saltaron al césped con cautela, recelosos, si bien las intenciones de cada uno quedaron claras desde el inicio: el Madrid salía al ataque y los “Diablos Rojos” se conformaban con replegarse en su área.


Eran los blancos quienes intentaban más acercarse a territorio rival, mientras los de casa apostaban más por los contragolpes.


El Real sintió la lesión de Di María, que tuvo que retirarse antes de la media parte y ceder su puesto al brasileño Kaká, y luego recibió un hachazo nada más comenzar el segundo tiempo.


Los “Diablos Rojos” ensayaban su primer ataque en el segundo acto, cuando Nani le ganó un balón a Varane en la línea de fondo para ponerlo en horizontal hacia el área pequeña, donde Ramos, en su intento por despejarlo, lo envió a su propia red.


Los blancos quisieron entonces forzar por lo menos la prórroga ante un United que renunciaba una vez más a la posesión y sufría su propia dosis de desgracia con la expulsión de Nani, que lanzó una patada a Arbeloa en el centro del campo y dejó a los suyos con diez.


Con superioridad sobre el césped y un rival encerrado en su área, fue Modric, que acababa de saltar al campo, quien logró abrir el cerrojo de los de Ferguson con un obús lejano que hizo temblar el palo derecho de De Gea antes de hacer subir el 1-1 al marcador.


El empate dejó a los “Diablos Rojos” aturdidos y, tan solo tres minutos después, llegó la opción para Ronaldo, que concluyó una jugada colectiva y el centro de Higuaín para marcar el segundo gol de los blancos, y hacer que el Teatro de los Sueños viviera su propia pesadilla con la eliminación de Manchester.


 



Ficha técnica

 


1- Manchester United: De Gea; Rafael (Valencia, m.87), Ferdinand, Vidic, Evra; Carrick, Cleverley (Rooney, m.73); Nani, Welbeck (Young, m.81), Giggs; Van Persie.


2- Real Madrid: Diego López; Arbeloa (Modric, m.59), Varane, Ramos, Coentrao; Khedira, Xabi Alonso; Cristiano, Özil (Pepe, m.71), Di María (Kaká, m.44); Higuaín.


Goles: 1-0, m.48: Ramos (p.p.). 1-1, m.66: Modric. 1-2, m.69: Ronaldo.


Expulsado: Nani (Manchester United - m.56).


Estadio: Old Trafford.


 




Tiquete con goleada

 


El Borussia Dortmund se metió en los cuartos de final de la Liga de Campeones al golear ayer al Shakhtar Donetsk por 3-0, en partido jugado en el Iduma Park de Dortmund.


El partido de vuelta de los octavos tuvo una primera fase de tanteo en la que los dos equipos se concentraron, sobre todo, en controlar al rival y en tratar de evitar un gol en contra.


Al Dortmund, tras el 2-2 de la ida, le bastaba un empate sin goles, mientras que el Shakhtar parecía esperar el gol que le diera la clasificación en alguna acción aislada.


Pero el duelo táctico se rompió en el minuto 31, cuando un saque de esquina lanzado por Mario Götze encontró al brasileño Felipe Santana, que se levantó antes que el hombre que lo marcaba y mandó la pelota al fondo de la red con un certero cabezazo.


El gol de Santana fue un golpe psicológico fuerte para los ucranianos y eso fue aprovechado por el Dortmund, que aumentó su dominio y, con el rival obligado a adelantar sus líneas, empezó a tener más espacios para realizar jugadas de ataque. En el minuto 37, Götze firmó el 2-0 al rematar un centro del polaco Robert Lewandowski, y el 3-0 llegó en el minuto 59, por medio del polaco Jakub “Kuba” Blaszykowski, para sentenciar el resultado final.