Gente

The taste of something new
El sabor de algo nuevo
Autor: Carmen Vásquez
25 de Febrero de 2013


Este mes de febrero entre los toros y los periodistas, algo se quedó en el tintero de las noticias.


Este mes de febrero entre los toros y los periodistas, algo se quedó en el tintero de las noticias. Pero entra perfecto en esta página en donde tener algo nuevo en las manos deja un agradable sabor que alegra la vida.


Los directivos del Atlético Nacional con los ejecutivos de la marca Nike convocaron con lista de invitados y tarjeta en la mano a la presentación del nuevo uniforme del equipo verde. Escogieron la gran sala del Museo de Arte Moderno y la llenaron como llenar el Estadio. Un piscolabis refrescante, fotógrafos y cámaras por todas partes y más de uno con unos súper tenis de colores, lógico que de la marca patrocinadora. Varios personajes de esos que dicen... “no doy entrevistas y a mí no se me puede tomar fotos” y en pleno la prensa del deporte. Mucho verde.


Carulla estrena cocina y está feliz porque no es solo la súper cocina con toda la dotación que se requiere. Esta cocina es el gran espacio de una escuela en donde diariamente se estará dictando una clase. Es en el Carulla de Sao Paulo, en la Avenida El Poblado.


Para los fieles lectores que día a día leen nuestro periódico EL MUNDO en los diferentes recorridos del Metro mientras van y vienen de sus trabajos, labores o paseos, hay premios. Solo llenan el cupón promocional que viene en el periódico y cada ocho días en nuestra sede se hará la rifa de muchísimos regalos sorpresa. El jueves pasado el premio para los cinco ganadores fue una deliciosa ancheta de los productos Seba-Seba.


Hay que leer, llenar el cupón contestando una pregunta y esperar la suerte.


Terminó la temporada taurina pero nosotros seguiremos con el tema. Nuestro periódico EL MUNDO se ha distinguido por tener una crónica seria, independiente y actualizada de todo lo que pasa en el mundo de la Fiesta Brava.




Santidad

El prelado italiano Francesco Coccopalmerio, canonista de la Santa Sede, explicó que después de que Benedicto XVI renuncie a su pontificado, no volverá a ser Cardenal, sino Obispo Emérito de Roma y podrá seguir con el tratamiento de Santidad. Esto lo explicó en una entrevista en el diario italiano Corriere Della Sera, el viernes pasado.