Columnistas

Inseguridad - Catre - Mezcla
Autor: Alberto Maya Restrepo
25 de Febrero de 2013


Está quedando difícil entender eso de que las Fuerzas Militares y de Policía no han aflojado su lucha contra la guerrilla, pues, por ejemplo, se pudieron ver noticias sobre ataques de esos grupos irregulares en un solo día, entre otros, en Antioquia


Está quedando difícil entender eso de que las Fuerzas Militares y de Policía no han aflojado su lucha contra la guerrilla, pues, por ejemplo, se pudieron ver noticias sobre ataques de esos grupos irregulares en un solo día, entre otros, en Antioquia, Nariño, Cauca y Putumayo. Lo que sí es claro es que ahora no es como antes, es decir, esa secuencia de ataques no se veía al final del Gobierno de Álvaro Uribe V. y, en cambio, la “percepción” es la de que en el de Santos las cosas van mal en seguridad. Quizá un político querrá minimizar la situación, pues el orden público atrae muchos votos y al actual gobernante, en campaña reeleccionista desde hace rato, no le conviene este estado de cosas, estado que, de seguir su tendencia a complicarse aún más, no podrá taparlo ni con casas, ni con promesas electoreras, ni con subsidios, ni forzando inversiones de regalías, en fin, con nada.


A propósito, ¿alguien de cachumbos y usando jeans podrá decirnos con sinceridad cuál es la situación verdadera de la seguridad en el departamento de Antioquia?


***


De las Autopistas de la Prosperidad para Antioquia, nada de nada. Eso sí, el Ministerio de Transporte dizque se comprometió a invertir en carreteras terciarias de este departamento. ¿Es que solo vamos en terciarias? ¿No será que estas últimas dan votos de popularidad y las autopistas no, por tardar tanto? ¿Sabrá Fajardo, por inspección personal, sobre el terreno, de dónde a dónde, de qué vereda a qué alejado municipio, debe ir una de esas vías terciarias? Lo pregunto porque me parece que de Medellín no sale el gobernador y ni una corrida de catre se pierde cuando hay algún evento en la Alcaldía Municipal, particularmente si lo van a transmitir por TV. Para Fajardo, ¿no será que una vía terciaria es la que le “sirve” votos a él, a Santos y a Vargas Lleras?


***


Creo que los que tienen que ver con el avalúo catastral y el Impuesto Predial han mezclado dos cosas para confundir más y tratando de “explicar” los desmanes en los cobros. Una cosa es que por ley haya que hacer ciertos reajustes de tiempo en tiempo, pero otra muy distinta es que se hagan en las cuantías que ya sabemos y que tanto malestar han creado, y en tiempos, me refiero a algunos puntos, en que las pensiones se suben apenas 2,4 %; la gasolina no rebaja ni a palos; la revaluación se está comiendo a la industria, ya porque produzca para exportar, ya porque lo que hace debe competir desventajosamente en el mercado doméstico con lo importado; las tasas de desempleo en la ciudad gravada no son las menores en el ámbito nacional; está afectada seriamente la seguridad, digamos las ‘vacunas’ que aterran y restan bienestar a la ciudadanía, al comercio y a los prestadores de servicios, como el del transporte; en momentos en que la informalidad se palpa en las calles, esto es, la carencia de empleos de buena calidad; en fin, no es el ambiente propicio para “cumplir la ley” creando tal afectación a la economía local. Por eso opino que esos reajustes estuvieron fuera de un contexto basado en la realidad que vive la ciudad, en lo social y en lo económico.


Si este fue el desayuno, ¿cómo será el almuerzo? El próximo derrame del impuesto de valorización, si va a estar guiado por las premisas que no entendemos y sirvieron de base para lo catastral, podremos imaginar, generará lluvia de protestas que, para resolverlas, ha de terminarse transitando por los caminos que han propuesto seguir en Bogotá, esto es, atendiendo una solicitud contundente de que primero se hagan las anunciadas obras y luego se cobre por ellas. Medellín tiene cómo financiar los trabajos que se piensan hacer y tiene hasta para pagar por buena parte de ellos sin acudir al crédito, así que no es descabellado pedir que, antes de llenar las arcas con criterio alcabalero, se vean las obras ejecutadas. Si Medellín es una de las tres ciudades más innovadoras del mundo, pues empecemos haciendo obras y luego cobrando por ellas.