Columnistas

La mejor soluci髇 para Une
Autor: Luis Fernando M鷑era L髉ez
18 de Febrero de 2013


Las principales fortalezas de Une son la buena infraestructura que posee, el volumen de clientes que atiende, el amplio portafolio de servicios que brinda y la buena calidad de sus servicios.


Las principales fortalezas de Une son la buena infraestructura que posee, el volumen de clientes que atiende, el amplio portafolio de servicios que brinda y la buena calidad de sus servicios. Su principal debilidad es su tamaño pequeño, comparado con las empresas multinacionales, en particular las que ya operan en Colombia.


Otra debilidad es su situación financiera. Une muestra un nivel de ventas atractivo, y desde su creación sus ingresos operacionales han crecido sustancialmente. Pero los costos operacionales, los gastos administrativos y la depreciación han crecido en una proporción mucho mayor. La Ebidta ha rebajado dramáticamente y el año pasado la empresa produjo pérdidas. ¡Malas administraciones!


Por su tamaño y por sus dificultades financieras, Une no cuenta dentro de sus oportunidades de negocio con la posibilidad de una agresiva expansión local e internacional. En un mercado tan competido y agresivo, la falta de esta oportunidad se convierte en su principal amenaza.


Es cierto que cuenta con el respaldo de Epm, pero éste no es indefinido. De hecho, Epm carga con el sobreprecio pagado indebidamente a los socios privados por la compra de la mitad de Orbitel.


Esta situación se preveía desde 1995, cuando se empezó a hablar de buscar alternativas empresariales adecuadas para proteger el negocio. La demora en decidir ha generado un deterioro en el valor de la empresa. Los concejales, alcaldes y gerentes de Epm que eludieron enfrentar el problema a tiempo cargan con la responsabilidad política del deterioro del valor de la empresa. Y los administradores que tomaron decisiones equivocadas al comprar Orbitel y vender Colombia Móvil y los que generaron el desgreño administrativo interno de Une cargan con la responsabilidad administrativa y  la social.


El grupo de telecomunicaciones sueco Millicom International Cellular S.A., dueño mayoritario de la empresa de telefonía celular Tigo, anunció el 12 de febrero de 2013 que negocia con Epm para unir sus respectivos negocios de telecomunicaciones en Colombia y crear una nueva empresa.


Aún no se conocen los detalles de la propuesta ni la posición concreta del alcalde o el Concejo al respecto. El gerente general de Epm, Juan Esteban Calle Restrepo, informó que la multinacional sueca asumiría el control de la nueva empresa. Analicemos brevemente cuatro esquemas posibles para la unión que se propone.


1º: Se fusionan Tigo y Une en una nueva empresa y Millicom aporta capital adicional, de tal forma que su propiedad supere el 50% y le garantice el control. Esta alternativa es indeseable para Medellín, pues no recibiría dinero por el ahorro público representado en el capital de Une, el cual quedará “atrapado” indefinidamente en la nueva sociedad y sometido a las decisiones de Millicom. Además, se correría el riesgo de que ésta abuse de su posición dominante y se apropie de las utilidades por la vía de los gastos.


2º: Tigo y Une se unen en una alianza estratégica, sin comprometer el capital de ninguna de las dos y se entrega el control de la operación técnica y comercial a Millicom. Esta alternativa es atractiva solamente si esa unión le garantiza a Une crecimiento rentable, a cambio de ceder el mercado colombiano.


3º: El municipio de Medellín vende a Une por un precio que compense el valor de la infraestructura y del mercado que hoy posee. Esta alternativa es difícil políticamente, pero evitaría que la empresa siga perdiendo valor.


4º: No se genera la alianza, Une se reorganiza y se concentra en el mercado local. Esta opción simplemente prolongaría la agonía de la empresa.


Opino que las alternativas más recomendables son la segunda o la tercera.


Es necesario que se abra el debate público sobre este asunto con serenidad, racionalidad y responsabilidad. Hay que proteger el patrimonio público representado por el valor de Une.