Nacional

Vicepresidente Angelino Garzón exige al ELN liberar a canadiense y dos alemanes
Autor: Redacción EL MUNDO
17 de Febrero de 2013


El vicepresidente Angelino Garzón, consideró hoy "positiva" la reciente entrega de ocho rehenes de las Farc y el ELN, pero exigió a esta última que deje en libertad al ciudadano canadiense y a los dos alemanes que restan en su poder.


 


EFE


"La guerrilla del ELN que se comprometa a poner en libertad inmediata y sin ningún tipo de condiciones, al ciudadano canadiense y a los dos ciudadanos alemanes y que dejen hablar tanto de paz y demuestren más hechos de paz, como sería el dejar de secuestrar y cometer acciones terroristas contra el pueblo colombiano", dijo el vicepresidente Angelino Garzón.


En una carta abierta, Garzón se refirió así al caso de Jernoc Wobert, de nacionalidad canadiense y vicepresidente de exploración de la minera Geo Explorer, que había sido secuestrado con otros cinco trabajadores el 18 de enero, pero que no fue entregado con ellos el viernes.


El Ejército de Liberación Nacional entregó entonces a delegados del Comité Internacional de la Cruz Roja, a los compañeros de cautiverio de Jernoc, dos peruanos y tres colombianos, que al recuperar la libertad relataron que el canadiense había sido apartado del grupo días atrás.


Garzón también habló de los hermanos alemanes Uwe y Günther Otto Breuer, secuestrados por la segunda guerrilla colombiana por detrás de las Farc en noviembre pasado, cuando al parecer viajaban en su vehículo como turistas por la zona del Catatumbo, en la frontera con Venezuela.


Además de las liberaciones del ELN del viernes, Colombia asistió en los últimos días a un operativo de entrega por el que el viernes las Farc liberaron a dos policías y el sábado a un soldado que había hecho cautivos hace menos de un mes.


Pese a que Garzón calificó de "positivo" que los grupos armados hayan hecho estas entregas, consideró que "todavía continúan en deuda con el derecho a la paz del pueblo colombiano", y les pidió que renuncien al secuestro, al reclutamiento infantil, a la colocación de minas y a los ataques de cualquier tipo.


"La paz no es un favor ni del Gobierno y menos de la guerrilla. Es un derecho que tiene la población a vivir en tranquilidad, en paz y con bienestar", remarcó.


En su misiva, Garzón también reconoció que aunque el Gobierno de Santos "está haciendo bien la tarea", no está "dejando una huella social fuerte" en materia sanitaria, alimentaria y de equidad.