Economía

Obama bets on the middle class
Obama le apuesta a la clase media
Autor: César Augusto Betancourt Restrepo
14 de Febrero de 2013


Ante el Congreso de Estados Unidos, el presidente Obama pronunció un discurso en el que señaló enfáticamente la necesidad de crear más empleo, buscar una justicia salarial y la unidad para desarrollar una exitosa agenda económica


Foto: Cortesía 

Barack Obama (foto), destacó que “después de varios años de una penosa recesión, nuestros negocios han creado más de seis millones de nuevos empleos”. 


César Augusto Betancourt Restrepo, EFE


En su discurso de la Nación, el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, hizo un llamado a la unión en el país del norte para impulsar el crecimiento económico, rescatar la clase media y hacer realidad una agenda progresista. 


En la primera intervención ante el Congreso en su segundo mandato, Obama subrayó la obligación de arrancar “nuevamente el verdadero motor del crecimiento económico de los Estados Unidos, que es una clase media próspera y creciente”, y señaló que es la “estrella polar que guíe nuestros esfuerzos”. 


Así, el presidente estadounidense indicó que la creación de buenos empleos para la clase media sería el principal objetivo en su gobierno, por lo que expresó su deseo de que la próxima revolución manufacturera sea “Hecho en Estados Unidos”, al anunciar la creación de tres nuevos centros de innovación manufacturera para que el país sea “un imán para nuevos empleos”.


Justicia salarial 


Además, Obama manifestó que mientras los beneficios empresariales “se han disparado al máximo, desde hace más de una década los salarios e ingresos apenas se han movido”, y pidió al Congreso que apruebe una subida del salario mínimo progresivamente hasta los 9 dólares la hora en 2015, frente a los 7,25 actuales, y planteó el objetivo de erradicar la pobreza extrema en el mundo en las próximas dos décadas, con el compromiso de empezar a trabajar para cumplirlo.


Igualmente, el mandatario estadounidense instó a que el Congreso apruebe este año el “Acta de Justicia Salarial”, la cual le reconocería a las mujeres salarios más justos y conformes a sus esfuerzos. 


Llamado a la Unión


Citando a John Fitzgerald Kennedy, Obama dijo que la Constitución “no nos convierte en rivales del poder, sino en socios del progreso”, haciendo alusión a las divisiones partidistas que presenta el Congreso de los Estados Unidos. 


En ese sentido, el primer mandatario de ese país señaló que la reducción del déficit fiscal “no es por sí sola un plan económico” y reiteró la necesidad de una reforma del sistema impositivo y de algunos programas sociales, y a la que estaría dispuesto a dialogar con la oposición republicana. 


“La tarea pendiente tras haber despejado los escombros de la crisis es lograr un gobierno no más grande, sino más inteligente, que trabaje en nombre de la mayoría, no de unos pocos”, concluyó Obama.




Un acuerdo ambicioso


La Unión Europea (UE) y Estados Unidos anunciaron ayer negociaciones para crear una zona de libre comercio y un acuerdo sobre inversiones, que una vez completado será el mayor acuerdo comercial bilateral nunca alcanzado. “Esta iniciativa permitirá a la UE aumentar su crecimiento económico anual en el 0,5 por ciento”, señaló el presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao, al presentar la decisión en Bruselas.


Durao, en una comunicación conjunta con el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, y el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, señaló que el futuro y “ambicioso” acuerdo Bruselas y Washington contribuirá a la creación del crecimiento económico y de trabajo.


“La relación económica transatlántica es ya la mayor del mundo y representa la mitad de la actividad económica global, así como un comercio de bienes y servicios cercano al billón de dólares, además de representar millones de puestos de trabajo a ambos lados del Atlántico”, aseguró Barroso.


De Gucht precisó que los lazos económicos de las dos economías y las inversiones superan los 2 billones de euros.