Política

Desconsuelo…
Autor: José Ignacio Mejía / Nacho
8 de Febrero de 2013


O tristeza o mejor impresionado. Hace como una semana publicamos nuestra preocupación porque nuestro buen amigo Jorge Hernán Echavarría no volvió a la tertulia Hildebrando Giraldo y andaba muy encerrado en sí mismo y en su casa.


Desconsuelo…


O tristeza o mejor impresionado. Hace como una semana publicamos nuestra preocupación porque nuestro buen amigo Jorge Hernán Echavarría no volvió a la tertulia Hildebrando Giraldo y andaba muy encerrado en sí mismo y en su casa. Y en la noche del pasado miércoles llamaron al colega César Pérez Berrío y le comunicaron que Jorge Hernán se marchó del mundo de los vivos, lo que después nos confirmó su gran amigo Hernando Gómez Marín. La semana pasada escribimos que nos dolía su ausencia porque sencillamente era mi amigo y junto a Gómez Marín teníamos una animada tertulia mensual en Mondongos de la 70 para hablar de política, del DIM y de otros placeres de la vida. Su paso por la existencia fue muy bonita como banquero en la desaparecida sucursal del Banco Industrial Antioqueño de Junín, como integrante por muchos años de la también desaparecida Corporación de Belleza de Antioquia, de la Fundación Amigo Policía, tuvo acceso a súper altas relaciones con los gurús del empresariado local en los clubes Unión y Medellín, su viudez fue durísima pero la llevó con dignidad, al Partido Liberal en Antioquia le prestó muchísimos favores como tesorero y servicios como concejal y casi llegó a ser alcalde de Medellín por nombramiento en la era presidencial turbayista, era todo un lord criollo con un tremendo vozarrón y sonrisa, era muy culto y sus historias y anécdotas muy entretenidas. En fin, son muchos los detalles que pudiéramos relatar de Jorge Hernán, pero sigo muy impresionado por la decisión que tomó. Eternamente la memoria de un excelente compañero y contertulio. Me imagino cómo debe estar Hernando Gómez. Esta vida no es fácil.


Desasosiego


Muchos de sus amigos seguimos muy intranquilos por la salud del exdiputado y notario liberal en Segovia, Jaime Mejía “El Flaquillo”. Y desde aquí casi le imploramos que no tire la toalla y siga dándole la guerra a esa malanga que lleva por dentro. Vamos Jaime.


Sigue el alboroto


Hace como una semana destapamos aquí el muy interesante debate que se registró en la tertulia política “Hildebrando Giraldo”, sobre las inhabilidades o no de los actuales diputados o concejales para aspirar al Congreso el año entrante. En esa oportunidad debatieron tesis el experto en estos asuntos el abogado y expresidente del CNE, Guillermo Mejía y el excongresista Óscar Darío Pérez, quien todo indica volverá a medírsele como candidato al Legislativo en el 2014. Pues ayer el avezado jurista y profesor de Derecho, David Suárez Tamayo, lanzó una verdadera carga de profundidad o una bomba atómica, al advertir en una muy clara exposición en el Radioperiódico Clarín el grave riesgo que podrían correr los diputados y concejales en ejercicio por una eventual demanda, larga, costosa y agotadora, ante el Consejo de Estado en caso de salir electos al Senado y a la Cámara en el 2014. Y toda esta situación ha armado una enorme confusión e incertidumbre entre los diputados de Antioquia y los concejales de Medellín que tienen el proyecto de dimitir a sus curules para aspirar al Congreso.


Antecedentes


Sobre el tema de la aspiración de diputados y concejales al Congreso, la Constitución del 91 dispuso en el inciso 8 del Artículo 179 lo siguiente: “nadie podrá ser elegido para más de una corporación o cargo público, ni para una corporación y un cargo, si los respectivos periodos coinciden en el tiempo, así sea parcialmente”. El fondo filosófico de los constituyentes buscaba que quien sale elegido para una corporación por voto popular termine su periodo y no esté cambiando o aspirando a cada rato a otra corporación, burlándose del elector. Sin embargo, esta disposición constitucional ha tenido dos modificaciones en el 2003 y 2009.


La del 2003


El inciso 8 del Artículo 179 quedó así tras la modificación que el Congreso le introdujo por medio del Acto Legislativo 1 del 2003: “Nadie podrá ser elegido para más de una corporación o cargo público, ni para una corporación y un cargo, si los respectivos periodos coinciden en el tiempo, así sea parcialmente. La renuncia a alguno de ellos no elimina la inhabilidad”. Parágrafo transitorio. “Lo dispuesto en el numeral 8 del presente Artículo no se aplicará a quienes hubiesen renunciado con anterioridad a la vigencia del presente Acto Legislativo”.


La del 2009


El Acto Legislativo 1 aprobado por el Congreso en este año modificó así el Artículo original 179 en su inciso 8: “Nadie podrá ser elegido para más de una corporación o cargo público, ni para una corporación y un cargo, si los respectivos periodos coinciden en el tiempo, así sea parcialmente. La renuncia a alguno de ellos no elimina la inhabilidad”. La renuncia un (1) año antes de la elección al cargo al que se aspire elimina la inhabilidad. Parágrafo transitorio. “La inhabilidad establecida en el numeral anterior no aplicará para quienes hayan renunciado al menos seis (6) meses antes del último día de inscripción para la realización de las elecciones al Congreso de la República en el 2010”.


David Suárez


En su muy detallada, académica y jurista plática ayer con Clarín, el perito David Suárez, toda una lumbrera en el campo administrativista y constitucional y uno de los mejores alumnos del tenaz Carlos Alberto Atehortúa Ríos, dijo que mientras tuvieron vigencia esas modificaciones al Artículo constitucional 179 en su inciso 8, eso permitió que diputados y concejales aspiraran al Congreso en el 2006 y en el 2010 y que el Consejo de Estado en sucesivas sentencias emitiera jurisprudencias al respecto. Pero alertó que la Corte Constitucional ya declaró inexequibles todas esas modificaciones introducidas a dichas disposiciones en los años 2003 y 2009, por lo cual el Artículo 179 en su inciso 8 hoy está vigente en su texto o contenido original, o sea: “nadie podrá ser elegido para más de una corporación o cargo público, ni para una corporación y un cargo, si los respectivos periodos coinciden en el tiempo, así sea parcialmente”. Entonces como el periodo del próximo Congreso (2014-2018) coincide parcialmente con el periodo de las actuales asambleas departamentales y concejos municipales (2011-2015), los diputados y concejales actuales están inhabilitados para aspirar al Senado o a la Cámara.


En contra


Contra la interpretación de David Suárez ayer se dijo que su lectura era netamente constitucionalista y que las demandas no se ponen ante la Corte Constitucional, sino ante el Consejo de Estado que tiene jurisprudencias que habilitan a los actuales diputados y concejales como candidatos al Legislativo. De todos modos corren un gran riesgo de demandas, pues hoy el Consejo de Estado se debería basar para sus decisiones en el orden constitucional y lo nuevo es que según la Corte Constitucional cuando coinciden los periodos de dos corporaciones de origen político, la inhabilidad está vigente. Se trata de un tema de periodos y no de personas o corporados. Tenaz este asunto. El jurista Guillermo Mejía, quien me acaba de enviar una tesis escrita sobre este asunto muy distinta a la de Suárez, lo invitó a que exponga y sustente la suya también por escrito, para que haya una discusión académica.


En problemas


Si impera la tesis del jurista David Suárez, entonces estarían en serios aprietos y dificultades las aspiraciones al Congreso de los diputados antioqueños: Guillermo Palacio, Alex Flórez, Héctor Jaime Guerra, Julián Bedoya, Juan Esteban Villegas y de pronto la de Andrés Guerra. Y la de los concejales: Fabio Rivera, John Jaime Moncada, Santiago Martínez y Nicolás A. Echeverri. A mí que me esculquen.