Gente

Different rhytms
Ritmos diferentes
Autor: Carmen V醩quez
4 de Febrero de 2013


Algo muy positivo en toda esta temporada taurina es el sabor y aroma de la cocina espa駉la y tambi閚 la m鷖ica que la acompa馻, porque estos lugares con estas especialidades cambian el vallenato o el bolero por las casta駏elas y las sevillanas.


Algo muy positivo en toda esta temporada taurina es el sabor y aroma de la cocina española y también la música que la acompaña, porque estos lugares con estas especialidades cambian el vallenato o el bolero por las castañuelas y las sevillanas. No podemos tapar el sol con un dedo... la fiesta de los toros es herencia, es tradición que nos dio la conquista. 


La gran mayoría de las invitaciones es a comer paella y sigo insistiendo que nada fácil es comer una buena y exquisita paella. Que el arroz y todos los bichos que lleva y más que todo la sazón de la península es muy diferente a la nuestra. Pero aquí hay unas manos de cocineros que saben dar la estocada certera al sartén.  Ejemplo de ello don Pedro Nel Restrepo, quien vivió muchos años en España. Además, que dentro de la lista de restaurantes de la ciudad, ya tenemos buenos ejemplos de esta cocina ibérica como la Albufera, como las paellas de don Pedro Palmer, como el plato de mariscos de Frutos del Mar, Paella & Parrilla, de Juan Penagos; en Las Palmas, Tapas y Vinos que es una delicia y el recién inaugurado Altea, del español Raúl Esteban, que tiene especialidad la paella.


El Hotel Poblado Plaza se unió al tema taurino e inauguró el martes de la semana pasada su temporada de paellas, tapas y vinos. A la mesa un rosado de agujas de la cava de don John Restrepo, un Peñascal de la casa Barceló, en Valladolid. Vinos frescos y suaves para estas temperaturas de corrida.