Columnistas

Un trascendental foro
Autor: Evelio Ram韗ez Mart韓ez
31 de Enero de 2013


La reuni髇 conjunta entre los pa韘es europeos y latinoamericanos realizada recientemente, reviste trascendental importancia, pues constituye una manera racional de buscar un acercamiento entre los dos continentes


La reunión conjunta entre los países europeos y latinoamericanos realizada recientemente, reviste trascendental importancia, pues constituye una manera racional de buscar un acercamiento entre los dos continentes que permita a sus países superar las dificultades económicas que ahora los aquejan. Aunque la situación de las comunidades latinoamericanas es ahora mejor que en cualquier tiempo pasado, la mayoría de los pueblos de Europa sufren una crisis, que nunca antes padecieron. Ahora, un grupo de filósofos, escritores y periodistas,  alertan a la opinión sobre el riesgo de deshacer la Europa soñada tras la segunda guerra mundial  y lanzan un manifiesto cuyo primer párrafo permite apreciar la preocupación de este grupo de distinguidos intelectuales. Dice así: “Europa no está en crisis, está muriéndose. No Europa como territorio naturalmente. Si no Europa como idea. Europa como sueño y como proyecto”.  


Resulta por tanto, ante esta desafortunada situación, de importancia suma la reunión que los dos grupos de países realizaran recientemente en Chile. Allí estuvieron presentes todos los países del área, inclusive Cuba; y asumió como presidente pro témpore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, Celac, su actual presidente Raúl Castro. 


Esta elección ha producido comentarios diversos y contrarios, pero el dirigente cubano se ha comprometido solemnemente a trabajar a favor de la paz, la justicia, el desarrollo y el entendimiento entre todos nuestros pueblos. Hay que recordar que la Celac nació en Caracas a fines del 2011 de la mano del presidente Chávez, quien pretendía reemplazar la Organización de Estados Americanos OEA por considerarla un instrumento de Estados Unidos, pero finalmente, ambos organismos funcionan en forma paralela. 


La crítica negativa que ha generado la escogencia de Raul Castro como director del organismo, parecieran hoy más bien de tipo arcaico. No cabe duda que la división radical que sufriera América Latina, a raíz del triunfo de la Revolución Cubana, le significó al continente años de atraso político, social y económico. Es suficiente recordar lo ocurrido en Argentina con el gobierno de las dictaduras militares y lo sucedido en Chile durante el gobierno del general Pinochet, para corroborar esta aseveración. Al respecto, un texto explícito sobre este tema, fue el escrito por el intelectual colombiano Hugo Latorre Cabal, con el título de “Punta del Este, cónclave de los mendicantes”, ya que fue ese balneario uruguayo el sitio donde se reunieran los países de América para expulsar a Cuba del grupo. 


 Hoy, regresa la Isla a ocupar un lugar importante en el organismo que orienta en forma teórica los destinos de América, que ahora totalmente integrada, cumplirá en forma cabal las funciones que le corresponde cumplir como guía de un nuevo modelo de desarrollo en el mundo.