Economía

Dairy farmers dissatisfied with trade restrictions
Lecheros insatisfechos con restricciones en comercio
Autor: César Augusto Betancourt Restrepo
30 de Enero de 2013


La suspensión de las preferencias arancelarias a Argentina para la importación de leche en polvo no incluye a los demás países del Mercosur.



Fuente: Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural  Gráfico: Elisabeth Muñoz Arango / EL MUNDO * Cifras aproximadas


Después de que el ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Juan Camilo Restrepo, denunciara un “exagerado crecimiento” de las importaciones de leche en polvo provenientes del Mercosur, especialmente Argentina, el Gobierno suspendió las preferencias arancelarias a este producto. 


La medida tuvo previa autorización del Comité de Asuntos Aduaneros, Arancelarios y de Comercio Exterior, Triple A,  y tendrá una vigencia inicial de 90 días, aunque serían prorrogables hasta por dos años más de ser necesario.


Con la decisión se fija un contingente de importación, con el cual las importaciones de hasta 993 toneladas de leche en polvo tendrán un arancel del 6,6 por ciento. 


La medida contempla además que a partir de las 993 toneladas y hasta 1.957 toneladas de leche en polvo, el arancel será del 20 por ciento, y si llega a superar ese volumen, el impuesto sería del 98 por ciento. 


Las reacciones 


El director Ejecutivo de la Federación Colombiana de Cooperativas de Productores de Leche, Fedecoleche, Reinaldo Vásquez, manifestó que aunque la medida es necesaria, no es suficiente porque la suspensión de las preferencias aplica a Argentina solamente y quedan excluidos los otros países miembros del Mercosur.   


“Igual estamos con Estados Unidos, ya que este año pueden llegar perfectamente 16.050 toneladas de leche en polvo con arancel cero, y el resto que quieran mandar, con arancel del 28,6 por ciento. Esto es una gran amenaza”, agregó Vásquez.  


El director Ejecutivo de Fedecoleche señaló además que lo mismo está ocurriendo con Ecuador y Bolivia, que tienen arancel cero para entrar al país “y tienen una leche más barata de la que producimos en Colombia, y obviamente debe llegar leche de estos países, y se agravaría mucho el tema cuando se apruebe el TLC con la Unión Europea, ya que estamos hablando de otras 4.000 toneladas”. 


En ese sentido, Restrepo informó que está evaluando otra serie de medidas relacionadas con las importaciones de leche en polvo y derivados lácteos procedentes de otros mercados de la región.




Para ser más competitivos


Saúl Pineda Hoyos, director del Centro de Pensamiento en Estrategias Competitivas (Cepec), de la Universidad del Rosario, advirtió que ya que estas salvaguardas para la industria lechera son transitorias, el sector en el país debería dar un impulso a los procesos de modernización tecnológica, de maquinaria y de aumentos en la productividad.   


De otro lado, Reinaldo Vásquez advirtió que el sector es lo “bastante desarrollado” en la parte industrial y que el problema se encontraría en la producción de la leche, “la parte del campo”. 


“Allí hay que trabajar muy duro el tema de la productividad en cada uno de los 400.000 predios que tiene Colombia produciendo leche, la mayoría pequeños, pero se ha demostrado que se puede ser más productivo y por tanto bajar costos de producción y así ser más competitivos. Es un tema que hay que desarrollar”, indicó el director Ejecutivo de Fedecoleche. 


De otro lado, Jenaro Pérez, gerente General de Colanta, manifestó que se puede pensar en una forma para aliviar la carga tributaria de los lecheros del país, por ejemplo, subsidiando los fertilizantes para producir pastos. 


Asimismo Vásquez señaló que aunque por medio de la Reforma Tributaria, el IVA de la mayoría de las materias primas para producir leche y carne bajó al 5 por ciento, después de haber estado en un 16 por ciento, el sector paga muchos impuestos mientras las economías de Estados Unidos, Mercosur y la Unión Europea, subsidian el sector lechero.