Economía

Agreement with the EU, multiple opportunities
Acuerdo con UE, múltiples oportunidades
Autor: Mauricio Berrío Vélez
25 de Enero de 2013


Ante la futura puesta en marcha del TLC entre Colombia y la Unión Europea, la embajadora jefe de la Delegación de la UE en Colombia habló sobre la manera como los europeos ven este Tratado.


Foto: Angela Patricia Zapata 

Desde 1991 Colombia inició un proceso de apertura económica que permitió el acuerdo comercial con la Unión Europea, exonerando de aranceles a la mayoría de productos.

En la foto: María Antonia Van Gool, embajadora jefe de la UE en Colombia.


Colombia está a la espera de la puesta en marcha del TLC con la Unión Europea en los primeros meses de 2013, luego de que fuera ratificado por ambas partes el año pasado. La firma de este Tratado significa para el país acceder a un mercado de 500 millones de consumidores, el cual representa el 25 % del PIB mundial. 


Adicionalmente, el PIB per cápita de la Unión Europea se ubica alrededor de US$34.000, lo que es casi cuatro veces el de Colombia y da una idea de la capacidad de compra de sus habitantes. María Antonia Van Gool, embajadora jefe de la UE en Colombia, en entrevista para EL MUNDO, habló sobre las perspectivas, retos y recomendaciones para que cuando se ponga en marcha dicho Tratado, este sea un éxito para los empresarios de ambos lados del océano. 


-¿Cuál es la importancia del TLC entre Colombia y la UE?


“Yo creo que es muy importante en este momento en el mundo global y con la importancia de América Latina y Colombia en particular, poder firmar un acuerdo y ratificarlo en el que nos vinculamos a muy largo plazo, porque no se va a renovar cada tres, cuatro años como era el caso anterior con el sistema de preferencia generalizada. Además, Colombia es un país que tiene una posición muy importante dentro de la Región Andina por su relación tanto en Alianza Pacífico como en la Zona Andina y el mejoramiento de relaciones con Ecuador y Venezuela abre puertas para empresas que quisieran invertir acá y exportar regionalmente, no necesariamente a Europa, pero sí regionalmente”.


-¿Cómo podría incidir la crisis de la zona euro con la puesta en marcha de este Tratado?


“Lo que necesitamos en este momento (los europeos) es poder buscar algo nuevo, mercados nuevos, ideas nuevas y en Colombia la población es joven, busca empleo, está dinamizada, con ganas de hacer algo. Lo que necesita Colombia de parte nuestra es inversión en modernización de maquinaria para la transformación de productos o para sacar elementos ya de materia prima, y el Tratado cubre todos los sectores, inclusive lo que antes no estaba, el sector de servicios, que es otro sector donde Colombia podría sacar beneficios”.  


-¿Cuál es el llamado para los empresarios de ambas partes?


“Yo he hablado con muchos empresarios, sobre todo de medianas y pequeñas empresas, y es muy fácil para mí decir vaya a Lituania, a Eslovenia y busque un comprador, un socio, pero es difícil porque eso tiene un costo. Son proyectos a largo término, hay que planificar, no se puede decir yo voy y vendo porque así no es. Hay que hacer el seguimiento, hay que estar detrás y llamarlo, mirar qué legislación aplica, qué documentos se necesitan y no esperar que vuelva. Hay que estar muy encima y es un proceso que estamos tratando de transmitir, uno tiene que ser proactivo acá, pero tiene que ser proactivo allá también y continuamente mantener un contacto”.