Columnistas

Disentir, ¿es saludable?
Autor: Tomás Castrillón Oberndorfer
23 de Enero de 2013


Se le atribuye a algún filósofo la frase: “Disentir es saludable”, y la pregunta que titula este escrito surge debido a recientes acontecimientos relacionados con las columnas de opinión.


Se le atribuye a algún filósofo la frase: “Disentir es saludable”, y la pregunta que titula este escrito surge debido a recientes acontecimientos relacionados con las columnas de opinión.


Sucede, cada vez con más frecuencia, que algunos gobernantes se sienten molestos cuando la comunidad manifiesta alguna inconformidad o desacuerdo con alguna gestión. Desgraciadamente es el único recurso con que cuenta la ciudadanía para manifestar su desacuerdo con algunas actuaciones.


A principio de año, han surgido muchas actuaciones o manifestaciones de algunos funcionarios que crean desconcierto e inconformidad.


El Primer Mandatario, especialista en golpes de opinión, se va para San Andrés a ejercer su demagogia y más recientemente anuncia que vendrá el ex presidente Carter a  informarse de las conversaciones “habaneras” de Paz. El presidente Carter es uno de los Presidentes más mediocres que tuvo el país del norte en el siglo pasado y cabe preguntar con nuestras matronas: “¿Qué pitos toca en ese entierro?”. Dentro de este orden de ideas no debe olvidarse la visita del Secretario de la ONU, la Cumbre Latinoamericana y  la presencia de Baltasar Garzón en el país.


En cuanto al “camaleónico” Presidente del Senado, hay mucha inconformidad porque muchas actuaciones corresponden a un fiel discípulo de Fouché, puesto que siempre pregunta: ¿Quiénes vamos ganando? Diría Marañas: “Se voltea más que un buñuelo”.


A nivel ministerial trascendieron informaciones muy preocupantes porque permiten concluir que algunos jefes de cartera andan muy despistados. Por ejemplo, como se esperaba dada la forma como se aprobó la Reforma Tributaria, trascendió que hay abuso con los beneficios tributarios, porque las rebajas en el IVA no se reflejan en rebajas de algunos productos. ¿En qué país creen que viven? Pero un alto funcionario manifiesta, palabra más palabra menos, que si las leyes recientemente aprobadas no funcionan se promulgan otras que las echen para atrás (¿ensayo y error?). Asimismo el Ministro de Agricultura no se explica porqué no rebaja el arroz.


La Fiscalía General de la Nación no podía quedarse atrás y nuevamente la emprende contra el ex presidente Uribe y algunos dirigentes antioqueños, y respecto a esta entidad cabe preguntar: ¿Qué hay del asunto Orbitel? Asimismo, ¿en qué van las investigaciones relacionadas con la celada que le tendieron al almirante Arango Bacci?


Localmente hay acontecimientos que por lo menos despiertan alguna inquietud. Es un caso de destacar el proyecto Hidroituango, porque no hay que olvidar que ha sido sujeto de muchas “maromas” que van desde la famosa “toma hostil”, para terminar en la última “maroma” que confirma que una subasta terminó en una adjudicación a dedo a uno de los socios, (¿“yo con yo”?) y permanentemente utilizan el estribillo de que “todos ganan”. Según ha trascendido “al negarle a EPM Ituango la posibilidad de que el proyecto fuera zona franca (¿Palo en la rueda del centralismo bogoteño?), se perdieron beneficios tributarios” y “entre quejas de los minoritarios EPM se hizo a contrato de Ituango” ¿Qué han dicho y dirán los organismos de control?