Economía

Approved PET recycling
Aprobado el reciclaje de PET
Autor: Mónica Marcela Escobar Mesa
21 de Enero de 2013


La expedición de la resolución que autoriza el reciclaje de botellas pet para la industria de bebidas y alimentos deja a Colombia con el mismo estatus de países como México, en donde se aprobó desde 2006.


 


Al uso que algunas empresas textileras le vienen dando a las botellas pet recicladas, se suma el que ahora la industria de bebidas y alimentos en Colombia podrá darle a estos envases, de acuerdo con lo anunciado por el Ministerio de Salud.


Así lo explica la Resolución 4143 de 2012 expedida por dicho Ministerio, en la cual “se establece el reglamento técnico sobre los requisitos sanitarios que deben cumplir los materiales, objetos, envases y equipamientos plásticos y elastoméricos y sus aditivos, destinados a entrar en contacto con alimentos y bebidas para consumo humano en el territorio nacional”.


Esta medida que fue emitida en diciembre, había sido puesta en discusión desde 2009, cuando la Cámara de Bebidas de la Andi le propuso al Gobierno Nacional tal debate, con el principal argumento de proteger al medio ambiente.


De esta forma, la norma contempla las condiciones que deben cumplir las empresas que vayan a utilizar los envases pet para la producción de nuevas botellas, pues actualmente estas son vendidas por los recicladores a algunas empresas que hacen diferentes productos con ese material, como los rellenos de los edredones, camisetas de fútbol, etc.


En cuanto al proceso, Santiago López, director de la Cámara de Bebidas de la Andi, explicó que no se trata de que una persona compre una botella pet de dos litros con agua por ejemplo, se la tome, ellos lavan el envase y vuelven y lo llenan para venderlo. “Eso no es y eso a la gente no le gusta, lo que harán es que cogen la botella, le quitan la tapa y el plástico de la etiqueta, las lavan primero, luego las muelen, la calientan y las derriten hasta que quede nuevamente el material para hacer la botella”, detalló.


Los beneficios


Respecto a las ventajas que implicará esta medida para el sector de bebidas, López aseguró que la principal es que “podemos hacer efectivo el compromiso que nosotros tenemos con el medio ambiente. No es un tema económico, no es que  para nosotros sea más barato el material reciclado que el material virgen, pero es un compromiso que nosotros tenemos con nuestros consumidores”.


Esta modalidad de reciclaje viene siendo aplicada desde hace más de una década en países como Australia, Nueva Zelanda, Chile, México, Perú, Suiza y la mayoría de países europeos, dejando importantes resultados, relacionados con aumentos superiores al 35 % de reciclaje de este material, además de una mayor tecnificación de esta industria, lo cual ha impactado en la generación de empleo.


Las condiciones


La resolución básicamente dice que el Invima, que es la autoridad competente en Colombia, debe avalar los procedimientos para que se garantice la inocuidad  de estas botellas.


El envase que se produzca con base en el reciclado deberá, de acuerdo con la resolución, someterse “previamente a un proceso de descontaminación o ultra limpieza validado, que cuente con autorizaciones especiales de uso, y que asegure que el material recuperado sea de grado alimentario”.


Esta vigilancia, permitirá que “no se vuelva una cosa de garaje sin garantías para los consumidores”, dijo López, al referirse a que si bien hay empresas muy responsables, no faltan las que no lo sean.


El panorama


Según análisis conocidos, desde el 2002 el consumo de este material reporta un crecimiento anual del 8,1 % en el mundo y en Colombia, en el 2011 se consumieron 95.000 toneladas, lo que muestra su importancia.


Referente a su uso en la industria nacional, hasta ahora aunque recientemente, se sabe de su aplicación en el sector textil, en el cual Enka representa el ejemplo más conocido.


Al respecto, Aníbal Celis, coordinador del grupo de gestión integral y procesos de Enka, dijo que llegando casi al cuarto año de operación de la planta de reciclaje de botellas PET, se han convertido en el más grande reciclador de estos envases en Colombia, por lo que “podemos estar procesando alrededor de unas 9.000 toneladas de botellas al año, que de acuerdo con el peso son unas 800.000 botellas al día”.


Celis manifestó en cuanto a la resolución que aunque se podría pensar que no los cobija, no es así, pues han estado haciéndole seguimiento a esta norma e incluso el parágrafo 2 del Artículo 13, “fue pedido por nosotros”.


En ese sentido, este representante aseguró que actualmente desarrollan un proyecto con el que esperan que hacia el segundo semestre de este año  estén en esa capacidad de procesamiento de botellas, que se suma a que sacarán una materia prima que se puede mezclar con otros productos para hacer botellas de uso alimenticio.



Prohibiciones

 


De acuerdo con la norma, se prohibe el reciclado de material plástico posindustrial o de descarte industrial y posconsumo.


No se deben utilizar materiales plásticos procedentes de envases, fragmentos de objetos, plásticos reciclados. Esta prohibición comprende los materiales plásticos recuperados provenientes de material posindustrial o de descarte industrial y/o posconsumo. Sin embargo, el parágrafo 1 del Artículo 13 excluye de la prohibición, el reciclado de material termoplástico de descarte de proceso, el que por estar limpio, no degradado y libre de contaminación con otros materiales (tintas, adhesivos, entre otros), puede utilizarse, usualmente mezclado con material virgen, para la fabricación de materiales, objetos, envases y equipamientos destinados a entrar en contacto con alimentos y bebidas.




El PET

 


Desarrollado en 1940 por los científicos británicos Whinfield y Dickson, el pet, principal insumo de la mayoría de envases que se usan en la industria de bebidas y alimentos del mundo, comenzó a ser utilizado con furor hacia los años 70 sobre todo en bebidas con gas.