Economía

Technology in the pastures
Tecnología en los pastizales
20 de Enero de 2013


Renovar y tecnificar los pastizales y el campo productor de bienes agrícolas es una de las apuestas del sector primario de la economía, para competir de cara a los Tratados de Libre Comercio.


Foto: Andrés Ángel Gómez 

Uno de los sectores de la agricultura colombiana como lo es el cafetero, también le ha apostado a la tecnificación de sus campos para lograr mayores índices de producción. 


Redacción economía


Dada la creciente demanda de alimentos de alta cantidad proteica generada en los últimos años y  con la aprobación de los Tratados de Libre Comercio (TLC), Colombia debe orientar los sistemas de producción agropecuaria hacia mayores estándares de competitividad global, conservando la soberanía alimentaria en este tipo de productos.


Existe una tendencia global que ubica la producción pecuaria en un lugar privilegiado y en Colombia cifras de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, indican que la ganadería participa con 53 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) pecuario y con 1,6 por ciento del PIB nacional, mientras que el consumo per cápita de carne es de 18,1 kilogramos.


Como consecuencia de estos indicadores, y lo que representan para la economía del país, el cuidado de los pastos y los productos que se utilicen para su revitalización resultan de gran importancia para tener hatos altamente productivos.


Es por esta razón que empresas como Agrinos Global Group, la multinacional noruega en producción de fertilizantes orgánicos no tóxicos, trabajan en el desarrollo de tecnologías y productos que ayuden a la producción y conservación de pastizales.


Tecnologías HYT 


Esta compañía, por ejemplo, hace uso del sistema de tecnologías HYT (High Yield Technologies – Insumos Agrícolas Ecológicos, de Alto Rendimiento) reconocido por su efectividad en cultivos de arroz, sorgo, papa y maíz, entre otros, con el cual ha demostrado, por medio de trabajos realizados en fincas del territorio nacional, la capacidad de aumentar los índices de productividad y de recuperar suelos degradados por sobrepastoreo, hechos que se traducen en mayor rentabilidad para el sector.


El uso de esta tecnología resulta importante en momentos en que los drásticos cambios climáticos, presentados en los últimos meses en el país, han generado una degradación en las áreas de pastizales, convirtiéndolas en zonas despobladas y especies indeseables de escaso rendimiento y valor nutritivo, lo que provoca el deterioro ecológico y económico que resulta incompatible con los sistemas ganaderos productivos.


Por esta razón se hace necesario llevar a cabo una recuperación o rehabilitación de las praderas, que consiste en la restitución de su capacidad productiva por unidad de área y por animal, hasta alcanzar grados ecológicos y económicos aceptables. 




Ciencia y tecnología


“Colombia debe asumir retos que permitan desarrollar sistemas de producción basados en ciencia y tecnología, que satisfagan las demandas regionales y globales bajo la premisa de preservar la soberanía alimentaria con alta calidad proteica, pero con eficiencia y a costos razonables”, aseguró Álvaro Sánchez, gerente de Agrinos Colombia.


Los pastos ideales permiten obtener una mayor efectividad en la producción de leche, así por ejemplo, de un volumen de 2.730 litros por hectárea que se lograría con pastizales de baja calidad, con la tecnología HYT se puede aumentar a 4.804 litros, lo que significa un incremento de 76 por ciento.


Otros de los beneficios probados es el incremento en la masa radicular de la planta, mayores índices de rendimiento de producción de leche, reducción de los días de ciclo de formación de la pradera y dinamismo para optimizar los siguientes ciclos productivos de la tierra, entre otros.