Mundo deportivo

“A ruthless desire to win”
“Un deseo implacable de ganar”
19 de Enero de 2013


La UCI expresó su satisfacción por la confesión de Lance y consideró que sus palabras eliminan cualquier sombra de duda de que este organismo encubriera sus prácticas.



“La actitud de ganarlo todo la tomé primero ante el cáncer y la transporté al ciclismo. Veo el enojo de la gente (…) Tienen todo el derecho de sentirse traicionados y es mi culpa, pasaré el resto de mi vida tratando de enmendarme y disculparme para que la gente vuelva a confiar en mí”, fue uno de los comentarios que hizo Armstrong en la entrevista con Oprah Winfrey.

 


Resumen de agencias


Frío, calculador y sin titubeos Lance Armstrong finalmente admitió que se dopó.


El exciclista estadounidense reconoció en una entrevista televisada que sus siete títulos del Tour de Francia fueron “una gran mentira” y se vieron impulsados por una serie de sustancias prohibidas, revirtiendo así años de estar negando el uso de dopaje.


Armstrong, el ídolo caído que se arrastra ahora por el fango del descrédito, confesó en una entrevista con Oprah Winfrey sus años de dopaje para dominar el ciclismo. Usaba EPO, transfusiones y testosterona, algo que ya se conocía pero que el propio deportista se negaba a aceptar, pero que ahora asumió su culpa, no señaló a nadie y aseguró que “se merece lo que le está pasando”.


“Es demasiado tarde. Lo veo como una gran mentira que repetí muchas veces. Me dopaba por el deseo de ganar a cualquier precio”, comentó.


La entrevista, la primera parte de la cual fue transmitida la noche del jueves en la red de Oprah Winfrey, se llevó a cabo el lunes en Austin (Texas). “Todo lo que se dijo de mí en el informe que presentó la Usada (Agencia Antidopaje de Estados Unidos) es correcto, menos que me dopé los años del 2009 y 2010 y eso fue lo que me enfureció”, destacó Armstrong.


Bajo el formato que se pueden hacer todas las preguntas y responder con la misma libertad, Armstrong admitió su responsabilidad.


-Oprah: ¿Alguna vez tomó sustancias prohibidas para mejorar su rendimiento sobre la bicicleta?


-Armstrong: Sí.


Oprah: ¿Era una de esas sustancias prohibidas EPO?


-Armstrong: Si.


-Oprah: ¿Alguna vez se hizo transfusiones de sangre o el uso de sangre para mejorar su rendimiento sobre la bicicleta?


-Armstrong: Sí.


-Oprah: ¿Alguna vez utilizó cualquier otra sustancia prohibida como la testosterona, cortisona o la hormona de crecimiento humano?


-Armstrong: Si.


-Oprah: Durante sus siete victorias en el Tour de Francia, ¿alguna vez tomó sustancias prohibidas o se hizo transfusiones de sangre?


-Armstrong: Si.


-Oprah: ¿En su opinión, era humanamente posible ganar el Tour de Francia sin dopaje? Siete veces seguidas?


-Armstrong: No, en mi opinión.


-Oprah: Desde hace 13 años no ha parado de negar de forma descarada y desafiante que no se dopaba y ahora, en este momento, acaba de admitir todo lo contrario. Entonces, ¿por qué ahora lo admites?


-Armstrong: Esa es la mejor pregunta. Es la pregunta más lógica. No sé, no creo que tengo una gran respuesta. Voy a empezar mi respuesta diciendo que esto ha llegado demasiado tarde”.


“También es demasiado tarde, probablemente, para la mayoría de la gente, y eso es culpa mía. Vi esta situación como una gran mentira que he repetido muchas veces, y como usted ha dicho, era como si hubiese aceptado el no y no quería salir de esa situación”.


El estadounidense afirmó que para él no es la forma más sofisticada de dopaje que existiera en la historia. “En la Alemania Oriental, en los 60 y 70’s era más recurrente y menos visible”. Lance sentenció que no tenía miedo de ser descubierto.


“No me siento culpable, eso me da miedo, pero no me siento culpable porque todo el mundo lo hacía”. Sumado a esto, Armstrong aseveró que ahora se siente más feliz. “He dicho la verdad, y eso me hace sentir mejor ahora, que en el pasado”.


Armstrong también fue categórico cuando dijo que no era posible en su época ganar el Tour sin doparse, pero no quería hablar del resto de los compañeros ciclistas.


“Estoy aquí para reconocer mis errores y pedir disculpas. Los cinco que no se doparon en aquellos Tour de Francia fueron los verdaderos héroes”, dijo Armstrong. “Nuestro sistema era profesional e inteligente, sin riesgos, pero nuestro programa de dopaje no fue el más grande. No inventé esa cultura, pero no hice nada por detenerla”.


 



“El doping no paga”

“El ciclismo colombiano también está triste por lo que ha pasado con Lance Armstrong, a quien considero que fue, es y será un gran atleta. Pero ni el ciclismo y las instituciones se acaban. Al contrario, en Colombia seguimos trabajando para que este deporte siga su proceso de limpieza, porque el doping no paga, va en contra de la salud, de la parte social del ciclista y además porque los pedalistas pueden caer en cuestiones penales”, expresó el presidente de la Federación Colombia de Ciclismo, Jorge Ovidio González, quien prosiguió: “De modo que sí estamos haciendo un gran desempeño, ya cada vez más se ven menos personas dopadas en nuestros eventos porque se están haciendo muchos controles. Siempre habrá tramposos, siempre habrá alguien ignorante que se toma una medicina sin una previa consulta con el médico, pero estamos combatiendo todo esto, por eso en Colombia estamos muy tranquilos porque hemos sido muy exigentes, a algunos los hemos sancionado de por vida, a otros con dos años, y ya ahora eso está desapareciendo”.




Peña, excompañero de Armstrong

 


El ciclista colombiano Víctor Hugo Peña, fiel escudero de Armstrong entre 2001 y 2004 en el equipo U.S. Postal, recordó ayer experiencias  con el exciclista estadounidense, y aseguró que nunca Lance le ayudó o mostró el camino para que tuviera un mejor rendimiento físico.


“En el año 2001, cuando andaba mal en el ciclismo, me le acerqué a Lance para preguntarle qué podía hacer para ganar y tener mejores resultados, a qué preparador físico me le podía acercar, porque mi intensión era seguir vigente y me preocupaba de que me fueran a sacar del equipo, y la respuesta de él fue la siguiente: ‘Víctor Hugo lo siento, aquí todos somos profesionales y cada quién hace lo que quiera para rendir, yo no te puedo ayudar’. En ese momento pensé que me había sacado el cuerpo,  y que me hizo a un lado; al contrario, al pasar el tiempo me di cuenta que me había ayudado a no introducirme en ese mundo diferente. Él, como lo dijo en la entrevista, nunca obligó a nadie a hacer algo malo. Como atleta siempre lo voy a recordar y admirar, porque se esforzaba siempre por ser el mejor. Compartí habitación con él, pero nunca me insinuó algo malo. Como persona, dicen que era arrogante, prepotente, andaba con escoltas, no se tomaba una foto con nadie, pero eso a mí nunca me va a importar, porque lo que realmente me importa es cómo lo vi entrenarse para superarse cada día”, recordó el colombiano, quien recibió las declaraciones de Lance como un balde de agua fría. 


“Para mí es bastante hombre ser capaz de asumir sus errores. Por la desilusión que sentí, hoy (ayer) no fui capaz de levantarme a entrenar, porque se llega a pensar si vale la pena seguir o no en lo que se está haciendo”. Peña, quien llegó a ser líder del Tour de Francia en 2003, también dijo que cuando un ciclista gane una carrera siempre quedará la duda si triunfó porque se entrenó mejor que otros o si se “metió” alguna sustancia, pero que solo esas dudas se despejarán cuando salga el resultado contrario en las pruebas antidopaje. Y añadió que lo deja tranquilo saber que hizo bien las cosas como gregario cuando compitió al lado del Lance Armstrong.