Mundo deportivo

Comité Olímpico retirará a Lance Armstrong la medalla de bronce conseguida en Sydney 2000
17 de Enero de 2013


El máximo órgano del deporte mundial anunció su decisión de retirarle a Lance Armstrong la medalla de bronce y el certificado que logró el ciclista en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000 por dopaje. La decisión se suma a las de la Usada y la UCI.



Foto: EFE.


EFE


El Comité Olímpico Internacional, COI, anunció hoy la descalificación por dopaje del ciclista estadounidense Lance Armstrong de todas las pruebas en las que participó en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000, en los que consiguió la medalla de bronce en la prueba de ruta.


En un comunicado, el COI informó que ha solicitado a Armstrong que "devuelva la medalla y el certificado conseguidos al Comité Olímpico de EE.UU. para que éste lo remita al COI".


El COI vincula la decisión a las "recientes decisiones de la Agencia Estadounidense contra el Dopaje, Usada, y de la Unión Ciclista Internacional, UCI, sobre los resultados ciclistas de Armstrong".


El máximo órgano del deporte mundial explicó que la decisión se tomó en un principio en la reunión que la Comisión Ejecutiva del COI celebró en diciembre pasado, pero que hubo que esperar a que expirara el plazo de recurso para poder proceder a su aplicación.


En esa reunión, la Comisión ejecutiva decidió posponer la decisión de retirar la medalla de Armstrong hasta que la UCI le descalificara formalmente y le concediera un plazo de apelación.


Superado el plazo, según diversos medios, el COI escribió una carta a Armstrong el pasado miércoles en la que se recordaba al ciclista tejano que su palmarés había quedado anulado desde 1998 por la Unión Ciclista Internacional, UCI, por haberse dopado.


La UCI tomó está decisión tras considerar probado el dopaje sistemático del siete veces ganador del Tour, tal y como quedó documentado de manera exhaustiva en una investigación de la Usada.


Esa investigación concluyó "más allá de cualquier duda" que el equipo ciclista US Postal organizó "el programa de dopaje más elaborado, profesionalizado y exitoso jamás visto en el deporte".


Armstrong negó inicialmente las acusaciones de haberse dopado, recordando que pasó cientos de controles y su estrategia inicial fue no seguir respondiendo a las acusaciones de la Usada en las instancias deportivas de apelación, argumentando que el proceso le perjudicaba personalmente.


No obstante, en una reciente entrevista televisiva confesó que había utilizado sustancias dopantes, presionado por el riesgo de ser acusado de perjurio, un delito que en Estados Unidos conlleva pena de cárcel.