Economía

Claro aún no habría recibido notificación de una sanción
16 de Enero de 2013


El operador de telefonía celular Claro fue sancionado por la Superintendencia de Industria y Comercio por el cobro de servicios que no habían sido solicitados por los usuarios. La compañía afirmó no haber sido notificada de dicha sanción.


 




Resumen Agencias


Tras conocerse el anuncio de la Superintendencia de Industria y Comercio, SIC, de imponer una sanción de $566 millones 700.000 para la compañía telefónica y de telecomunicaciones Claro, el operador de telefonía móvil señaló que aún no ha sido notificado de la supuesta sanción y que una vez conozca la medida, procederá a analizarla y a definir el curso de acción que corresponda.


La SIC habría decidido imponer dicha sanción tras denuncias por el cobro del servicio en el extranjero o "roaming", sin que los clientes lo solicitaran.


Ésta es la sanción más alta que ha impuesto la Superindustria a un operador por violación de los derechos de los consumidores, según se asegura en el sitio web oficial de la Superintendencia, en la que de igual manera se informa que también investiga a otra compañía celular por el mismo motivo, sin confirmar su nombre.


Esta decisión sienta un precedente para que los proveedores no activen este servicio sin la solicitud expresa de los usuarios, después de las denuncias de doce ciudadanos por la activación y cobro del roaming internacional sin que ellos lo hubieran contratado previamente.


A juicio de la SIC, esta conducta es reprochable porque vulnera los derechos de los usuarios, quienes deben estar plenamente informados de las reglas que aplican para la activación y prestación del roaming internacional para que al viajar fuera del país puedan hacer uso de dicho servicio con conocimiento de las condiciones.


Además se puede elegir el tiempo que quiere que dicho servicio se encuentre activado, bien sea a término indefinido o por un periodo determinado.


El proveedor no puede imponer servicios que no hayan sido aceptados expresamente por el usuario que celebró el contrato.


Además de la mencionada sanción a Claro, la SIC estableció la exoneración del cobro a estos denunciantes, y en caso de que alguno ya haya efectuado el pago de su factura, ordenó la devolución de las sumas canceladas por concepto de cobro del servicio de roaming.


Esta decisión, sin embargo, es susceptible de los recursos de reposición ante la Directora de Telecomunicaciones de la SIC y de apelación ante la Superintendente Delegada Para la Protección del Consumidor de la entidad.