Economía

Dollar’s fall generates concern
Baja del dólar genera preocupación
Autor: César Augusto Betancourt Restrepo
10 de Enero de 2013


La revaluación también tendría efectos negativos sobre los importadores, aunque no en la misma medida que en los exportadores, pues son estos quienes se ven más afectados por la diferencia cambiaria, que ubica al dólar como una moneda más débil



Fuente: Banco de la República / Gráfico: Álvaro Tuberquia Henao / EL MUNDO

Hay preocupación en los diferentes gremios y sectores de la economía colombiana por la revaluación del peso frente al dólar, el cual ajusta casi un mes por debajo del umbral de los 1.800 pesos.


Esta inquietud no estaría afectando solo a los exportadores que ven reducidas sus dividendos debido a situación cambiaria, sino también a los importadores, por acumulación de su inventario y con presiones propias del mercado para regular precios sin perder sus ganancias.


Tulio Zuloaga, presidente de la Asociación del Sector Automotriz y sus partes, Asopartes, manifestó que por ejemplo tienen inventario de hace más de un año, cuando el dólar estaba por encima de los 2.000 pesos y que al entrar a competir con otros productos, se encuentran en un dilema, pues se toma en cuenta el último precio del dólar.


“El sector importador tradicional que está haciendo las cosas bien, que hace sus importaciones legales se ve afectado porque tiene que promediar después y siempre el promedio no es tan bajo como el precio del dólar que se está trayendo en este momento y esto afecta las ventas”, indicó Zuloaga.


Por otro lado, Luis Fernando Rada, director del Grupo de Exportadores de Flores y Floricultores Asociados, Geffa, indicó que esta situación los viene golpeando desde hace unos cuatro años y que este fenómeno los afecta porque “no nos deja casi capacidad de maniobra para invertir y para crecer”.


Rada señaló que si pasan dos o tres años con unas tasas de cambio bajo esas condiciones, “sabiendo que los costos a nosotros se nos incrementan año a año, como por ejemplo la mano de obra, pues cada vez el precio se acerca al valor de venta, las cosas se van a ver todavía más complicadas”.


Medidas a tomar


Ante este fenómeno de la revaluación, las empresas deben buscar la forma de defenderse contra las consecuencias negativas de las mismas. Es por eso que Pablo González Moreno, analista de Bolsa y Renta dijo que las compañías deben “hacer un manejo muy juicioso del tema de coberturas y endeudamiento en dólares y pesos”.


“Es decir, tienen que hacer una construcción de su capital entre deuda y patrimonio de una manera tal que les permita neutralizar ese efecto en el tiempo”, precisó González Moreno. 


Aún así, el experto explicó que no existe una receta para blindarse contra la revaluación y que las empresas pueden de pronto hacer unas coberturas en algunos momentos en que la tasa de cambio suba, pero no existe ningún remedio para esa “enfermedad”.


Por su parte, Zuloaga advirtió que por el lado de Asopartes se tienen que evacuar los inventarios más antiguos para realmente equilibrarse con los precios actuales y al igual que generar ventas de una manera mucho más rápida.


De otro lado, Rada señaló que muchos floricultores se cubren con cobertura cambiaria para tratar que se haga por debajo de los 1.800 pesos, mientras otros están buscando abrir mercados nuevos “en donde las condiciones de precios sean más favorables y que nos den unos márgenes que contrarresten esa situación”.


En definitiva no hay una estrategia o recurso para contrarrestar los efectos de la revaluación, pues depende de la capacidad y situación de cada empresa en particular. Pero las preocupaciones y las consecuencias se pueden materializar si el dólar no se recupera frente al peso, llegando a un punto de equilibrio que beneficie tanto a importadores como a exportadores.



¿Qué es la revaluación?


La revaluación del peso es el valor que este gana frente al dólar, es decir que por menos pesos se pueden conseguir más dólares.


Este fenómeno no se viene presentando solo en Colombia sino que los países latinoamericanos también se han visto afectados por esta situación.


Pablo González Moreno, analista de Bolsa y Renta, explicó que los motivos para que la región esté tan revaluada son dos.


El primero de ellos es de carácter externo, pues es efecto de las políticas monetarias expansivas por parte de los bancos centrales de Estados Unidos, Europa, Japón, Inglaterra, Canadá y Suiza, como parte de las estrategias económicas de estos países en medio de contracciones fiscales muy fuertes.


Eso implica que los emisores tengan tasas de interés muy cercanas a cero con tasas de interés reales inclusive negativas o inflar los balances de los bancos centrales a través de la compra de los bonos del Gobierno.


"Básicamente desde el 2008 hasta hoy los bancos centrales de los países desarrollados han inundado el mundo de plata, sea dólares, euros o libras. Entonces, bancos centrales de mercados emergentes como Colombia, Chile, Perú y hasta hace un tiempo Brasil, se veían muy maniatados porque la capacidad que tiene la Reserva Federal frente al Banco de la República es mucho más amplia", explicó González Moreno.


La segunda razón que da el analista, es que los países latinoamericanos tienen un modelo de desarrollo basado, en los últimos diez años, en commodities, es decir materias primas como el petróleo, oro, cobre, estaño, níquel, ferroníquel, "y ese modelo de desarrollo y esas economías de vocación exportadora de commodities tienen como efecto secundario una revaluación de la tasa de cambio".


Esto se debería a la alta participación de los commodities sobre las exportaciones y al alza que han tenido estos en los últimos diez años, lo que lleva a que no alcance la demanda de dólares para compensar ese exceso que se genera vía exportaciones.


El analista concluyó diciendo que la revaluación no es mala en sí misma, pues ayuda a mermar la deuda externa del país, lo cual es positivo para la economía, pero se debe procurar que esta no sea excesiva y que mantenga un equilibrio.