Columnistas

¿Selección de políticos y pastores?
Autor: Mariluz Uribe
4 de Enero de 2013


¿Han pasado Uds. por alguna selección de personal para acceder a un trabajo, o a estudiar en colegio o Universidad? ¿Saben Uds. si las personas que ejercen cargos en la política han pasado por un algún examen de Selección Personal?

¿Han pasado Uds. por alguna selección de personal para acceder a un trabajo, o a estudiar en colegio o Universidad? ¿Saben Uds. si las personas que ejercen cargos en la política han pasado por un algún examen de Selección Personal? ¿Sí o no? Y si no ¿por qué no?


Dentro de mis trabajos como psicóloga estuvo el de hacer Selección de Personal en la Firma Olivetti y en la Facultad de Educación de la Universidad Javeriana. Y en las prácticas en el manicomio de Sibaté debíamos entrevistar a los ‘locos’ y definir si era adecuando que estuvieran internados allí o no. Interesante e ilustradora práctica.


En el Colegio Gimnasio del Norte, diez años estuve seleccionando tanto profesores como alumnos: La primera condición era enviar Hoja de Vida fabricada y escrita a mano por la misma persona que deseaba el puesto. La segunda era presentarse adecuadamente vestidos, no valía ir de túnica y pelo largo aunque era la época hippie. Las mujeres de falda y los hombres de camisa chaqueta y corbata. Todos de pelo corto.


Repasábamos juntos las respuestas enviadas, yo escribía mis opiniones y le pasaba las hojas al director y éste entrevistaba luego al candidato en forma personal y diferente y tomaba su decisión. No valían las recomendaciones, al contrario estas bajaban puntos pues eso se llamaba ‘rosca’.


Pero lo que les cuento no es nada. Quiero hablarles de mi admisión a la Facultad de Psicología de la U. Javeriana. Los candidatos a entrar a las demás carreras tenían un día entero de exámenes. Los candidatos a Psicología tuvimos dos días completos de exámenes.  Atención, ¿por qué? Pues porque tenían que comprobar que los que deseábamos entrar a estudiar esa carrera no padecíamos de ninguna enfermedad ni deficiencia mental. Eso tomaba tiempo, Test de Rorschach, Test de la Figura Humana, Tests de atención, información personal con el decano.


Los que pasamos, que fuimos aproximadamente la mitad de los que nos presentamos, fuimos ‘colados’ durante los cinco años de la carrera. Seguramente las calificaciones influían, pero el hecho fue que de 120 que entramos, contando las mujeres y los curas, nos graduamos 60. Traigo a cuento esto ahora por dos razones: La primera porque en diciembre celebramos los 40 años de graduados. Y segundo porque me he preguntado si desde que se inventaron los tests o pruebas para diferentes aspectos de la personalidad, se las hacen también a los políticos, alcaldes, gobernadores, presidentes, diputados, senadores, concejales, etcétera. ¡Ah! y a los pastores de las nuevas religiones, como ahora la de Salem (¿con brujas quemadas y todo?). Hasta el momento la respuesta ha sido que no. Sorprendente.


¿Cómo puede una persona acceder a un cargo en el que se supone que representa mayorías, sin saberse si tiene la cabeza en su puesto y si ésta funciona independientemente de las emociones? Mientras la emoción llega al cerebro pasa cierto tiempo, revisar los libros del jesuita francés Certaud al respecto. No se puede actuar con inmediatez, no se puede proceder a raíz de la emoción como lo haría un animal. No se puede ‘reaccionar’ (reaccionar sirve para evitar que un carro nos mate en la calle), pero si hay que definir o resolver algo, hay que darle una oportunidad al cerebro para que piense.


Ojalá conocieran también los libros del Dr. Rodolfo Llinás, donde nos explica la formación del cerebro humano, que procede y por lo tanto debe proceder, diferenciándose del cerebro animal, pues a veces oigo ideas y sé de actuaciones supuestamente políticas o sea ciudadanas, o religiosas que parecen venir de un animal en cuatro patas.